23/4/12

Un primer NO a Sarkozy

El revolcón electoral a Sarkozy sitúa a Francia como punta de lanza contra las políticas de austeridad de los señores de las finanzas y de los mercados. Francia dijo NO al Tratado de la Unión Europea. Ahora el próximo 6 de mayo vuelve la posibilidad de poner en la picota el eje destructor Merkel-Sarkozy.
Hollande del PSF (28,6 %) ha superado en un punto y medio al presidente Sarkozy (27 %). Le sigue la extrema derecha de Le Pen (19 %). El Frente de Izquierdas con J-L Melenchon (PI -socialista de izquierda-, PCF, IU -sectores del NPA-) doblan (11 %). Los Verdes (2 %), NPA (1,1 %) i LO (0,5 %).
Los poderes económicos dudan de Sarkozy. La burguesía y derecha francesa corrige hacia la derecha. En la última semana y media han conseguido remontar unas encuestas negativas y si sumamos votos aún pueden ser mayoría.
El voto popular y trabajador se vuelve a coger al PSF como clavo ardiente, pero sin entusiasmo en que el candidato, una vez presidente, sea capaz de hacer un giro copernicano a las políticas para acogerse a aumentar el salario mínimo, volver a la jubilación a los 60 años, prohibir los despidos, la reforma de la fiscalidad, la creación de un eje público bancario y financiero, la ratificación de cualquier tratado europeo. Al menos así se plantea desde el Frente de Izquierdas, en sendas declaraciones del PCF y de la Izquierda Unitaria (IU).
Para derrotar a Sarkozy, y a Le Pen, es vital una mayoría de la izquierda en torno al candidato PSF, Hollande, en la segunda vuelta electoral.
El Frente de Izquierdas dispone de dos semanas para aglutinar el enorme desencanto y desconfianza de la ciudadanía. La extrema dificultad en conseguir una política de frente unitario amplio de la izquierda y la extrema izquierda es el talón de Aquiles para la población trabajadora y joven.
La crisis y la dispersión del NPA forma parte del desconcierto político. La falta de entendimiento entre el NPA y el Frente de Izquierdas es unos de los elementos políticos más lamentables. La apuesta del NPA de "ningún acuerdo con quienes puedan hacer pactos con el PSF", es decir con el Frente de Izquierdas, está resultando nefasta para el mismo NPA. El candidato del NPA, el sindicalista metalúrgico de la CGT en la Ford Philippe Poutou, ha llamado a "estar del lado de aquellas y aquellos que quieren impedir A Nicolas Sarkozy a hacer un segundo mandato... hace falta votar contra él". También llama a agruparse y a hacer vivir una fuerza anticapitalista independiente, para lo cual se dirige al Frente de Izquierdas y a Lucha Obrera (LO).
Para cerrar el paso a la reelección de Sarkozy, para "votar en contra de él", es necesario decir con claridad que hay que votar a Hollande del PSF.  El tiempo del potente foco movimentista y anticapitalista del NPA ha pasado de momento. El centro y eje de gravedad se sitúa en el Frente de Izquierda. La manera de determinar por la izquierda es con Hollande y, para ello, es necesario que gane en las elecciones del 6 de mayo a Sarkozy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada