27/4/12

Poner la calle a gobernar · 1

La mayoría absoluta estatal del PP ha sufrido una seria vía de agua en las elecciones andaluzas. El voto de Andalucía ha frenado en seco la marea azul y ha dejado en la cuneta del gobierno de la Junta a Javier Arenas. El PP ha superado al PSOE, pero ha quedado lejos de la suma de las izquierdas entre PSOE e IU. La población ha castigado al PSOE pero no al precio de forzar el cambio al PP. Una corrección sublime ante las medidas brutales de austeridad del gobierno del PP de Rajoy y de su reforma laboral. La preparación de la huelga general movilizó una parte suficiente de conciencia trabajadora. La crisis económico tampoco dio ningún síntoma de mejora.
Un doble dilema se ha abierto para Izquierda Unida. Si persistir en la "vía extremeña" o "alavesa" con la cual el PP consiguió el gobierno en Extremadura, es decir si apoyar o no la investidura del PSOE frente a la del PP. El segundo es sobre cuál es la mejor manera de conseguir unas políticas que favorezcan a la gente trabajadora, el de formar parte de un nuevo gobierno entre PSOE e IU o determinar un gobierno PSOE minoritario y sus políticas desde el Parlamento.
IU abrió un intenso debate entre su afiliación que concluye en un referéndum interno.
Los escenarios
1) apoyo a la investidura con los pactos puntuales desde el Parlamento de la Junta según las políticas pero sin entrar en el gobierno, o 2) investidura con pacto de legislatura sin entrar en el gobierno, o 3) investidura con pacto de legislatura y formando parte del gobierno.
Los acuerdos de programa y la capacidad de gestión son los que determinan por dónde se decanta IU: la opción mayoritaria es la tercera.
En el referéndum interno la mayoría de IU optó por la participación en el gobierno. Una minoría significativa consideró que no era conveniente un gobierno conjunto de IU con el PSOE (una parte votó por el no, otra defendió el no y organizó un referéndum paralelo).
Trinchera autonómica
Movilizar y gobernar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada