7/9/13

Quien ha de decidir sobre el destino de cada pueblo y nación es su ciudadanía



Tesis sobre el derecho a la autodeterminación y la libertad nacional · 7.
Consulta, federalismo, independencia y procesos constituyentes estatales.


Þ   7.         Quien ha de decidir sobre el destino de cada pueblo y nación es su ciudadanía. Derecho a la autodeterminación -Consulta para decidir- significa la libre opción a la separación (secesión, independencia), a la relación de federación o confederación, tipo de unión, estructura de Estado -Monarquía o República-. Las libertades democráticas residen en la soberanía ciudadana de la población. Las relaciones políticas entre naciones y Estados han de efectuarse desde la libre decisión de cada soberanía nacional.

La coherencia democrática, el federalismo genuino, es de constitución democrática y con derecho a la autodeterminación. La esencia del federalismo es la libre relación o unión entre entes soberanos, por lo tanto con la garantía de ser libres e independientes en la medida que esto sea posible en el capitalismo. El unionismo de obligada unión, incluso en su acepción federalista (federalismo unionista español), niega la soberanía nacional de sus componentes, sea con menciones a la legalidad vigente -la constitucional de 1978-, sea la cohesión social, sea la solidaridad con las regiones menos industriales. La realidad política es que ese unionismo nacional divide a la clase trabajadora según sea su distinta pertenencia nacional.

Las tendencias revolucionarias y democráticas trabajadoras han de ser firmes defensoras de la expresión de la voluntad soberana de los pueblos. Libre decisión soberana con una consulta popular sobre independizarse del Estado español, sobre la formación de nuevas instituciones y Estados, sean de las actuales naciones sin Estado o supraestatales en Europa; sean de libre unión, de libre federación, o con otras relaciones con la independencia de las naciones. Combatimos la negativa del Estado, de la Constitución y gobierno español a aceptar la libre decisión; denunciamos las injerencias, presiones y amenazas que entorpezcan la expresión democrática en un referéndum o consulta.

El sentimiento de pertenencia nacional de las personas trabajadoras no se suprime por ley, ni por una mayoría nacional española respecto a las minorías catalana, vasca y gallega. Será la experiencia práctica la que disolverá los antagonismos nacionales y el sentimiento patriótico por encima de la pertenencia y conciencia de clase explotada por la burguesía. La cuestión de la independencia y de la separación hay que analizarla en concreto según cada circunstancia. La independencia y la constitución de un Estado no asegura que se resuelvan los problemas democráticos políticos y sociales, aunque tampoco lo asegura, y más bien lo empeora, impedir que se realice la voluntad nacional popular cuando aspira en emanciparse con la construcción de un Estado.

La población trabajadora española tiene todas las de ganar con el apoyo a la Consulta de la población en Cataluña.. Si hay decisión de separación y Estados diferenciados, tal como están las cosas con la crisis, esto debilitaría en especial y en mayor medida a cada burguesía de esos Estados. Valoramos lo que fortalece más a la clase trabajadora en cada una de las naciones, lo que debilita a la burguesía de la nación dominante española y de las naciones dominadas. Con este análisis político podemos establecer cuál es la propuesta más adecuada a los intereses y estrategia trabajadora en función de la demanda popular. Se trata de construir democráticamente una nueva solidaridad entre los pueblos y las clases trabajadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada