2/9/13

La independencia política de la clase trabajadora

Tesis sobre el derecho a la autodeterminación y la libertad nacional · 2.
Consulta, federalismo, independencia y procesos constituyentes estatales.

Þ   2.         La independencia política de la clase trabajadora respecto a la burguesía en el Estado y en las naciones existentes, tanto de la nacional española dominante como de las nacionales supeditadas, es esencial para la defensa de las libertades democráticas, la soberanía ciudadana, y la emancipación social.

La construcción nacional constitucional republicana española, la clase trabajadora y la población mayoritaria en el Estado español no siente (ni entiende, ni acepta) la existencia de una diferenciación nacional distinta a la española. Sólo acepta aspectos territoriales regionales o autonómicos. En la conciencia general popular predomina la posición política de la clase hegemónica en el Estado español: Considera que sólo existe una única nación, la española, máxime una nación de naciones (nacionalidades), con alguna variación cultural, jurídica y administrativa.

La existencia de un Estado único que niega la plurinacionalidad repercute en la economía, en los derechos y las libertades. La Constitución del Estado español limita los derechos y la soberanía de las naciones que lo componen. Esa limitación genera desigualdad democrática, en la que predomina una nación sobre las otras. Hasta ahora, a quién beneficia el Estado monárquico español es a la clase dominante burguesa. Este Estado discrimina a los sectores económicos nacionales que no forman parte de la nación predominante, la española. Pero sobretodo a quien perjudica este Estado es a la población y clase trabajadora, sea española, catalana, vasca o gallega. El Estado explota en lo social y oprime en lo nacional. La consciencia y organización trabajadora diferenciada de las demás clases permite conseguir unidad trabajadora y fuerza popular ciudadana.

Para defender nítidamente la soberanía popular, los derechos y las libertades democráticas plenas, la clase trabajadora española ha de diferenciarse y liberarse de la posición predominante gran-española de la burguesía y del Estado monárquico. La clase trabajadora ha de disponer de su propia visión política y debe evitar adoptar o hacer causa común con la clase dominante de la nación opresora, pues esto la debilita e incapacita para tejer una firme unidad con la clase trabajadora en las distintas naciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada