16/9/13

Ahora, Consulta en Cataluña


De La Carta de LA Aurora. Ahora, Consulta en Cataluña.
La Cataluña popular ha elevado su capacidad de movilización por las aspiraciones de soberanía y libertad nacional.
La Vía catalana hacia la Independencia del 11 de septiembre de 2013 a las 17,14 h  ha enlazado los 400 kilómetros de Norte a Sur a rebosar. En Barcelona la cadena humana ha llenado las calles. Las cifras dicen 1.600.000 personas participantes con 30.000 personas voluntarias en la organización.
El éxito ha sido completo, pacífico y masivo. Es un pueblo que tiene todo el derecho a reivindicar su existencia y estructuración política como nación diferenciada. 
La posibilidad de un cambio político en Cataluña y en España, que libere de la Monarquía y de la Constitución de 1978, con sus políticas destructivas de recortes y el gobierno del PP, y de la hegemonía política de la burguesía catalana en la Autonomía, reside en la actualidad en esa movilización enmarcada en el lema de la Independencia.
Esta movilización popular ciudadana va incluso por delante de las decisiones y acción de los partidos. Las tentativas del presidente Mas con el presidente del gobierno del Estado, Rajoy, de establecer una negociación que pudiera neutralizar y desactivar la realización de una Consulta en Cataluña, han sufrido un severo revés. En una encuesta reciente el 80 % de la ciudadanía se muestra favorable a la Consulta, y el porcentaje dispuesto a votar sí a la independencia ha pasado del 40 al 52 %. La capacidad de acuerdo unitario entre la población movilizada y la predisposición a una Consulta, es lo que va a regular el futuro y las opciones políticas en los próximos meses.
La Asamblea Nacional Catalana es la Entidad cívica que ha emergido y se ha fortalecido con la manifestación masiva del 2012 y la actual Vía catalana 2013. Consumada la cadena, la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, ha señalado sin ambages la hoja de ruta a seguir: "Consulta, pero ahora, no en el 2016, sin dilación. Estado propio. Consulta en 2014". "Las instituciones deben seguir la aspiración ciudadana. Hay que cumplir con la Declaración de soberanía del Parlamento catalán".
La Consulta es ineludible. Es la población catalana quien tiene que decidir de forma democrática. La población española tiene todas las de ganar y muy poco a perder defendiendo y estrechando lazos con este movimiento de soberanía y libertad en Cataluña.
La izquierda trabajadora ha de tomar nota de este nuevo escenario y situar sus reivindicaciones en el seno del movimiento cívico nacional. Como han hecho los  sindicatos, CCOO y UGT, las AAVV, las mareas contra los recortes y de denuncia al sistema financiero.
La alianza entre soberanistas, independentistas y federalistas necesita avanzar para enlazar a los pueblos contra la hegemonía de la clase dominante burguesa española y la catalana. La alianza se ha de basar en la garantía de defender la realización y de acatar el resultado de la Consulta, incluido si es el de la segregación.
España y Cataluña necesitan unos procesos constituyentes que abran la vía a unas Repúblicas española, catalana, vasca y gallega, que decidan libremente el tipo de relación. Una libre federación en la Península Ibérica y en Europa. 13 de septiembre 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada