17/12/11

Nuevo panorama para la izquierda · 4

Para Izquierda Unida tampoco hay atajos que exoneren de contribuir con otras componentes políticas a rehacer la conciencia colectiva trabajadora, la que denominamos izquierda, clasista. En la actualidad no es posible un liderazgo unilateral, de una sola fuerza como puede ser IU, para rehacer las fuerzas de la población trabajadora desde la base social abstencionista, la hundida y desencantada, la transformadora y ecologista, la indignada, la anticapitalista, la independentista, y las minorías revolucionarias.
La coalición estatal IU-Los verdes con IU, ICV, EUiA, CHA, y sus expresiones regionales y nacionales, pueden ser un vehículo adecuado para tender puentes con Equo, Compromís, Anticapitalistas, para la relación y confluencia con los socialistas, y con las izquierdas nacionales e independentistas de Amaiur, ERC, BNG. La concepción de forjar un dique social contra los recortes y de desarrollar la convocatoria social abierta en nuevos episodios, va en el buen sentido de aunar fuerzas, de inmersión y apertura, conscientes de que la misma IU está superada y es insuficiente para los nuevos tiempos, como se señaló en su novena asamblea federal hace dos años.
Por eso es vital situar la refundación de la izquierda como un avance político en la apertura y confluencia en la base social, con la izquierda hundida y desencantada, la sindicalista, la indignada del 15 M, con las tendencias de la libertad nacional e independentistas en base la autodeterminación. La situación política exige un bloque unitario y combativo. La coalición es una componente parlamentaria y parcial que puede ser muy valiosa para conseguir agrupar nuevas fuerzas.
La función del grupo parlamentario y de las personas electas ha de cambiar para adaptarse a las necesidades sociales. El grupo parlamentario de la coalición en torno a IU ha de centrarse en la denuncia de la mayoría del PP y de sus políticas, mostrar el perjuicio que ocasionan a la población, y aportar propuestas emanadas desde la base de la sociedad. Unas propuestas que la población las sienta posibles de conseguir, y las llegue a asumir como otra manera de enfrentarse a la crisis más acorde con las necesidades populares.
Los cambios que se necesitan en la base social han de proyectar su reflejo en IU, con su transformación con la refundación, y atañen a una profunda renovación en todos los partidos, corrientes y tendencias. Desde el PCE a IU abierta, a la CUT y a Redes, En construcción y otras, al PCC, PSUC viu y el POR, también para EUiA; y para las distintas coaliciones y sus fuerzas coaligadas.
Miniserie del artículo en LA AURORA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada