27/2/12

Necesitamos un plan

Los tambores de movilización sindical y ciudadana han redoblado su potencia, proseguir ese camino de plantar cara y lucha requiere un plan. Esta es la apreciación de La Aurora en su carta.
Necesitamos un plan Las manifestaciones del 19 de febrero contra la reforma laboral, en realidad un golpe de estado laboral, han sido todo un éxito. Los sindicatos han calculado que casi dos millones de personas salieron a la calle. Una clara respuesta al durísimo ataque del gobierno Rajoy. Digámoslo una vez más: la reforma laboral no pretende crear empleo sino empeorar las condiciones y los derechos de la clase trabajadora, también de los parados. El gobierno Rajoy declara que las urnas le han dado legitimidad para estas medidas, pero no es verdad. En el voto no se decía “subirán los impuestos”, ni tampoco “se abaratará el despido”. La verdadera democracia no es que uno vota y el gobierno hace lo que le viene en gana. La verdadera democracia debería ser las necesidades del pueblo convertidas en medidas de gobierno y no al revés, las necesidades de los banqueros y la patronal convertidas en gobierno. Por eso también los sindicatos y la movilización tienen su legitimidad para defender y exigir sus reivindicaciones. Esta reforma laboral rompe las reglas de juego en las relaciones entre trabajadores y patronos y decanta las leyes en un solo sentido: el de los capitalistas. Y los ataques no acaban aquí. Ahora amenazan con recortar el derecho de huelga; si tienen que recortar 40.000 millones en los Presupuestos querrán atacar las pensiones o el subsidio de desempleo. Ya lo hemos visto en Grecia y en Portugal. Eso es lo que prepara Rajoy para cumplir los deseos de Merkozy y la banca. Por lo tanto, necesitamos un plan para continuar la movilización, para seguir sumando fuerzas, para preparar una huelga general y, sobre todo, para lograr movilizar al conjunto de la ciudadanía. El gobierno ha roto las reglas del juego, poco puede esperarse de la negociación y menos de una rectificación, a no ser que la fuerza de la movilización lo consiga. Necesitamos también generar una alternativa política al PP que reúna todas las fuerzas de la izquierda, que conforme un bloque o una alianza social que responda a las necesidades de la población trabajadora: inversiones públicas para crear empleo; reparto del tiempo de trabajo; una banca pública; detener los recortes en sanidad y enseñanza… Algunos pasos se están dando, como la Plataforma en defensa de los servicios públicos constituida en Madrid. Una iniciativa a seguir y ampliar: la de sumar fuerzas para defender lo nuestro. 21 de febrero de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada