7/2/12

Catalán en la intimidad

El nuevo tiempo del catalán en la intimidad del Pacto del Majestic de 1996 entre Jordi Pujol y José Mª Aznar es ahora cosa de tres. Rajoy, Mas y Sánchez-Camacho. CiU en medio bien acoplada entre PP y PP. El presidente Mas, del gobierno "de los mejores" de CiU, ha recortado durante todo el año a diestro y siniestro. Mientras, en catalán barcelonés removía por la faltriquera y por el Parlamento de Cataluña lo de la "transición nacional" y el estandarte del Pacto Fiscal. Nada grave. En ningún momento plantea el derecho a la autodeterminación.
Ni pestañear se han permitido los próceres de CiU ante el anuncio de intervención presupuestaria de las autonomías -representa nada menos que la anulación de la soberanía-, ni ningún movimiento de resistencia por la negativa del PP en el Pacto Fiscal. La confrontación de intereses económicos y democráticos no pasa de revuelo y protestas. A la hora de votar en las Cortes españolas no hay discusión, CiU vota con el PP. Queda claro quién manda.
Se ha convertido en española la burguesía catalana? Es patente que no. Lo que pasa es que el olfato convergente tiene bien asumido que para flotar necesita, sí o sí, los votos del PP en la cámara catalana y el municipio de Barcelona. Mas necesita como el oxígeno a Sánchez-Camacho. Por lo tanto Rajoy es agua bendita.
En 1996 el PP de Aznar necesitaba los votos de la CiU de Pujol para la investidura. En 2010 las tornas han cambiado, es la CiU de Mas que necesitó los votos PP. En 2011 el PP de Rajoy ha ido más que sobrado, no necesita votos de CiU, pero le convienen para establecer un frente más sólido para imponer la austeridad de la crisis y evitar un estallido social. Para el pragmatismo catalán quiere decir que a Mas le toca hablar en castellano, el catalán queda para lo doméstico.
¿Qué es por tanto lo que diferencia a la clase dominante catalana de la española? Representa quizás CiU la bandera de los derechos y de la libertad de la nación catalana? O la bandera patria es sobre todo una herramienta de amenaza y chantaje para conseguir una mejor posición dominante dentro de las fricciones y los equilibrios de la oligarquía española?
Entre un lugar en las altas finanzas y grandes empresas españolas o un Estado propio, la burguesía catalana escoge el cobijo del Estado español, aunque lo señale de ajeno. Pueden ser entusiastas del Barça y despotricar del Madrid, pero al final lo que vale es el buen negocio, mientras la gente del pueblo sea neutralizada y adormecida. CiU sigue este camino. En lo que atañe a las relaciones patronales, económicas, sociales y políticas en Cataluña, CiU es ppera.
La izquierda catalana debe diferenciarse completamente de CiU, incluso en los choques entre Cataluña y España, como en la competencia de intereses entre empresas catalanas y españolas. En ningún caso connivencia, ni mucho menos deslizarse hacia un liderazgo nacional de país de CiU y los patrones catalanes. Se necesita un liderazgo de la izquierda haciéndolo de manera que cuando sea adecuado las fuerzas sumen en la movilización. Un proyecto de país de izquierdas pasa por luchar contra la dominación española y debilitar y derrotar la explotación catalana.
Del Boletín electrónico de EUiA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada