10/2/12

Un PSOE sin recambio ni alternativa

El Congreso de Sevilla ha apretujado a un PSOE desorientado, parapetado en recogimiento defensivo fetal en torno a un aparato de las cavernas. Rubalcaba es un dinosauro superviviente cuya virtud es poner cara cansina de sonrisa afectada e impasible, como expresión de millones de gente trabajadora que no sabe cómo enfrentarse al PSOE y a los grandes poderes dominantes de la burguesía europea. El PSOE sale mal, muy mal de su congreso. Llenos de heridas y fisuras. El discurso de involución centralista de Rubalcaba va contra la médula de una evolución federalista ni siquiera asimétrica, con lo que se acerca a la orientación de liquidar las descentralización de las autonomías que acaricia el PP. El repliegue al aparato provoca también repliegues en los aparatos de las grandes federaciones. Rubalcaba tiene en su imagen el síntoma Joaquín Almunia del que no se podrá desprender. Es la imagen de la derrota electoral sin paliativos. En la carta de La Aurora se entra ese congreso.
El Congreso del PSOE: Los socialistas han cerrado su congreso decidiendo que Rubalcaba sea el nuevo secretario general. O sea, más de lo mismo. No ha sido suficiente la más amplia derrota electoral sufrida por un dirigente socialista. Tampoco lo ha sido que el gobierno Zapatero, del que Rubalcaba formó parte desde el primer día, haya sido derrotado por el rechazo de la gente a sus políticas neoliberales, para que los socialistas hayan decidido elegir la continuidad en el partido y en las propuestas políticas.
No es que Chacón defendiera propuestas políticas diferentes para enfrentarse a la derecha. Su discurso ha sido bastante vacío de contenido, pero al menos era un cambio. El congreso lo ha ganado la vieja guardia del aparato, los que ni saben ni quieren enfrentarse a las políticas impuestas por los mercados y la Unión Europea, los que siguen supeditados al PP, los que no quieren modificar en un sentido federal las relaciones entre España y Catalunya y Euskadi, los que son capaces de imponer medidas antipopulares aunque pierdan el apoyo de la población, los que justifican como mal menor políticas que benefician los intereses de banqueros y grandes capitalistas.
En este tiempo de crisis capitalista profunda, de desesperanza para millones sin empleo, de falta de perspectivas para la juventud, se necesita otra izquierda. Una izquierda que ponga por delante los intereses de la población trabajadora, aunque eso signifique enfrentarse a banqueros y capitalistas. Una izquierda que haga pagar a los más ricos las consecuencias de la crisis; que haga de lo público una prioridad sobre los intereses privados; que defienda los derechos nacionales como hay que defender los derechos sociales, en fin, una izquierda que tenga como objetivo cambiar el sistema capitalista por un sistema en el que la solidaridad y la satisfacción de la mayoría pase por delante del beneficio de unos pocos. “Somos el 99%; ellos son solo el 1%”
Construir esa nueva izquierda necesita de muchas voluntades, muchas de ellas están entre la militancia y los votantes socialistas. Necesitamos sumar fuerzas para luchar contra las políticas del PP. Desde Izquierda Unida, EUiA, Amaiur… hay que crear lazos que nos permitan defendernos juntos. De esas experiencias podrá surgir la nueva izquierda que la clase trabajadora necesita para enfrentarse a la crisis capitalista. 8 de febrero 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada