4/3/12

Confluencia para forjar alternativa política

El liderazgo de la izquierda trabajadora y la juventud está más bien huérfano que en una perspectiva de alternativa emergente.
Nada que ver con lo que está sucediendo en el País Vasco con la Izquierda Abertzale, Bildu y Amaiur. En el país hermano uno de los rasgos que han conseguido es establecer una nueva estrategia política democrática, donde se pasa página al terrorismo de ETA, mientras se ha ofrecido confluir en un nuevo espacio político, basado en su contenido en el derecho a la autodeterminación en lugar de pivotar en el independentismo.
No sirven mimetismos entre Euskal Herria y Cataluña o los Países Catalanes. La situación política es diferente, como también lo es el peso específico de las estructuras sociales, sindicales y políticas, actuales y en la historia. Sin embargo conviene deducir y aprovechar las lecciones de los cambios vascos.
Nueva orientación, nuevas alianzas, nuevo espacio político confluente, nuevas entidades unitarias de referencia.
En el espacio llamado de la izquierda transformadora de Cataluña nos movemos como en un laberinto dentro de un callejón sin salida. Los nombres que expresaban realidades y proyectos han quedado superados en los últimos quince años, incluidos los de los siete años tripartitos en dos sinfonías y final interruptus con el regreso triunfal destrozador de CiU.
Los 25 años de Iniciativa afloran que hay poca iniciativa, con una credibilidad lastrada por la gestión del tripartito, añadida a la incapacidad en transformar la coalición con un punto de encuentro acogedor y emergente. La progresiva reivindicación del PSUC, el mismo que mantienen hibernado, hipoteca el futuro por el ecosocialismo y el proyecto verde.
Los 14 años de EUiA muestran que hay menos "unida" y poco "alternativa", con una mudez para ir a rueda de Iniciativa, además de la salpicadura recortadora, por haber votado la rebaja del 5% en la gente trabajadora de la función pública al inicio de la austeridad impuesta desde la UE.
La coalición ICV-EUiA ha quedado obsoleta tal como la conocemos, aunque sea necesaria. Sus componentes, ICV y EUiA, después de la desbandada de las EPM, están muy superadas por los acontecimientos. Aunque no se quiere reconocer, los debates en ambas organizaciones lo demuestran suficientemente claro.
En EUiA hemos hecho un proceso innovador, transparente y participativo abierto en el inicio mismo de la concepción de los documentos de preparación de la Asamblea Nacional # EUiA6a. Ha sido una manera de superar el anquilosamiento y el bloqueo político de la dirección. En ICV van en esto por detrás de EUiA. De momento las perlas para la nueva orientación ICV las destila en Joan Herrera.
Es bien positivo hasta ahora que las preocupaciones, análisis, y contenidos políticos, pueden consensuarse con lo que están avanzando el centenar largo de personas inscritas en la reflexión y el diálogo, presencial y virtual, del blog y grupo EUiA6a (# EUiA6a).
En EUiA, y en ICV, necesitamos responder a las tres grandes cuestiones planteadas con la huelga general del 19 S 2010 (reforma laboral, derechos y sirve públicos) que ahora vuelve a hervir, a la manifestación del 10 J 2010 ("Somos una nación", "Nosotros decidimos "), y el 15 M 2011 (regeneración democrática y fuera de los privilegios). Es vital contribuir a forjar alternativa política.
La reflexión sindical de CCOO para un tipo de plataforma unitaria sindical, social y ciudadana, puede ser un buen elemento a trabajar. El debate en EUiA en torno a abrir un proceso constituyente para un nuevo espacio y fuerza social y política puede complementar con la necesidad sindical trabajadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada