15/2/12

Golpe de Estado laboral

Los sindicatos han reaccionado de forma fulminante y positiva. Movilizaciones en todas las ciudades del Estado contra el golpe gubernamental que destruye de un plumazo lo realizado en casi cuarenta años. Atrás queda en papel mojado la firma sindical. Nos toca ahora juntar fuerzas, demostrar vigor y calentar motores en la calle y en las empresas para preparar las movilizaciones generales. La huelga general se juega este 19 F en la dimensión de masividad de las manifestaciones. La involución política y democrática por parte del gobierno del PP es una contrarreforma de profundo calado, que no es útil para resolver ni la Deuda ni el paro ni la necesaria creación depuestos de trabajo. Ineficaz, Injusta, Inútil. Los jefes de los mercados no han dejado de rebajar a España del ranking. Rajoy también va a tener que beber la cicuta que tragaba Zapatero. Anoto la Carta de LA AURORA.
 No es ninguna exageración. La reforma decidida por el gobierno del PP es un golpe de estado laboral, cambia las condiciones básicas de las relaciones laborales. Abarata y facilita el despido. Se amplían y generalizan las causas de despido con 20 días por año trabajado. Desaparece el contrato con indemnización por despido de 45 días por año trabajado y se sustituye por otro que lo rebaja a 33 días. Se establece el límite de indemnización en 24 meses en lugar de los 42 actuales. Se suprime la autorización previa para los despidos colectivos, los ERE. Prima el convenio de empresa por encima de los sectoriales y limita la prórroga de los convenios a dos años, si no hay acuerdo queda sin vigor.
Bajo razones económicas el empresario puede modificar la jornada de trabajo y su distribución. Se establece un contrato de un año para empresas de menos de 50 trabajadores que no tiene ningún tipo de indemnización por despido. Facilita que se pueda aplicar un ERE en las empresas públicas y entes de la Administración (municipios, diputaciones, etc.) Con los recortes en educación y sanidad eso representará una nueva pérdida en el servicio público.
No exageramos, es un golpe de estado laboral. No se han respetado los procedimientos democráticos de consulta a los sindicatos. Se desprotege legalmente la capacidad de defensa del trabajador mientras que se refuerza el poder empresarial.
Rajoy dijo que no subiría impuestos y los subió. Que no abarataría el despido y lo abarata. Pocas semanas han bastado para desmontar las mentiras de la derecha. Dijeron que su prioridad era el empleo y saben que esta reforma no lo creará ya que su objetivo es modificar a favor de los capitalistas las relaciones laborales, de facilitar una precarización generalizada, un descenso de los salarios y un debilitamiento de los sindicatos.
¡Hay que reaccionar!
Las manifestaciones del próximo día 19 son la ocasión para iniciar un proceso de movilizaciones y demostrar que no estamos dispuestos a dejar pasar este golpe contra nuestros derechos.14 de febrero 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada