6/3/09

La participación en el gobierno

En la campaña electoral EBB prosiguió la inmersión en las cuestiones sociales, el compromiso con la salud laboral. Sostuvo la acción sindical y se presentó a través de destacadas personas sindicalistas. Fue una agitación comprometida, se distanció de derivas frentistas, o de adaptación a la patronal.
EBB presentó como su palmarés la labor en la gestión gubernamental de la Vivienda y en Cooperación. Reconocida en general como la más avanzada del Estado por su carácter social.
Pero los malos resultados electorales no reflejan este esfuerzo. Es forzoso considerar que la ciudadanía ha actuado en función de otros criterios, y otras percepciones políticas.
Conviene a la izquierda trabajadora una reflexión amplia sobre los beneficios y perjuicios de la participación y responsabilidad de gestión en este tipo de gobiernos de hegemonía social liberal (neoliberal con partes sociales).
El gobierno vasco de Ibarretxe, era una alianza entre la derecha burguesa nacional vasca que representa el PNV, su escisión más soberanista EA, y la izquierda trabajadora federalista “de libre adhesión” de EBB (asociada a IU). Un gobierno cuyos mimbres reposaban en la defensa del derecho a decidir, y en este terreno la confrontación con el Estado y el gobierno español. Pero también un gobierno paralizado ante la agresión semidictatorial a la concurrencia democrática de la ilegalización estatal de D3M; o maniatado a la hora de materializar la Consulta vasca.
Hemos de analizar unas consecuencias ahora negativas para la construcción de políticas y de la organización de izquierdas. La participación gubernamental no ha asegurado el apoyo y el progreso social. Incluso cuando la gestión es honesta, y eficaz para un segmento de la población; ésta queda anulada cuando no llega a percibirse y materializarse como políticas alternativas, ni a ser capaz de superar la hegemonía y la orientación global neoliberal del socio hegemónico mayoritario como es el caso del PNV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada