29/3/09

Culebrón


El gobierno de la Generalitat va girando veloz en un mareante remolino que lo absorbe hacia el centro derecha, y lo pone en manos de la voracidad de CiU.

La crisis económica ha concitado multitud de frentes que el presidente Montilla parece querer conjurar con declaraciones lastimosas en lo que respecta a la cicatería en la Financiación estatutaria, por los incumplimiento del gobierno español y las amenazas que penden del Tribunal Constitucional. Como paladín de la congelación salarial se congracia con el empresariado y se separa de la defensa de las clases trabajadora.

Enseñanza, Universidad, cascada de ERO’s, continua destrucción de puestos de trabajo, privatización en la Salud, medios económicos insuficientes para la Ley de la dependencia, y para la Ley para erradicar la violencia machista, Vivienda.

La represión de Interior es un capítulo más de los desaguisados tripartitos que ha adquirido la virtud de conseguir la animadversión y el rechazo generalizado de la ciudadanía. El culebrón prosigue ahora con el presidente defendiendo al jefe operativo J.D. (Joan Delort) al que en vez de juzgarlo por la represión violenta y dañina, se le pretende encumbrar limitando la limitada capacidad de mando de los dirigentes políticos de ICV, Joan Boada y del conseller Joan Saura.

Mantenerse la coalición ICV-EUiA en Interior va a incrementar el coste político para ICV, y también en alguna medida para EUiA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada