24/1/13

Confluencias de las distintas mareas


La experiencia de la retransmisión del consejo nacional de EUiA ha sido bastante bien acogida. Incluso me han llegado dos aportaciones de gente a la que le ha sido útil esta herramienta comunicativa. Debemos favorecer que estos pequeños éxitos ayuden a extender la transparencia por parte del movimiento EUiA, así vamos arrinconando y ahuyentando la opacidad y tics poco convenientes para la rebeldía, la insumisión democrática y social.
Con este impulso transmito las tres líneas de reflexión que expuse en el citado consejo.
Vamos bien pues caminamos con la izquierda social, a la vez debemos espabilar para sostener la brújula y el ritmo. El lugar de EUiA en las luchas y movilizaciones debe tender a favorecer la confluencias de las distintas mareas, la campaña positiva de #tempsdelluita (tiempo de lucha) conviene impulse la concepción unitaria de lo que realmente se moviliza, para conseguir contundencia y la repercusión política adecuada. Los poderes económicos y políticos sólo son sensibles al poder que da la masividad de la movilización con unas demandas claras y precisas. #tempsdelluita debe dinamizar el encaje de las asambleas EUiA en lo que se mueve, contribuyendo a aflorar la insumisión y desobediencia encaminadas a conseguir las necesidades populares planteadas. Con una idea del conjunto debemos situar la acción política e institucional -municipalista y parlamentaria nacional y estatal- en función de la confluencia social, sindical, cívica y política.
En junio pasado, desde la 6 ª Asamblea de EUiA, presentamos la idea de un nuevo espacio catalán de izquierdas, a imagen de lo que se ha convertido la Syriza griega. Ha llovido mucho, manifestación nacional, huelga general, elecciones, nuevo gobierno, encargo de consulta para decidir. ICV habla de nuevo sujeto político. La CUP y EUiA intercambian propuestas prácticas de actuación (Asamblea de concejales/as, Actos plurales de debate en el territorio). Se constituye Nueva Izquierda catalana en torno Ernest Maragall y personas de Ciudadanos por el cambio. Un nuevo escalón se incorpora al escenario con el acto público de Avancemos (PSC liderado por Joan Ignasi Elena), donde concluye Fabián Mohedano con un "Por favor no derrochemos el sueño de una mayoría de catalanes". Necesitamos mantenernos como segmento de primera línea, entre quienes están dispuestas a asumir el compromiso del reto político. Confluimos y compartimos con las diversas organizaciones interesadas, con la clarividencia de que, ahora, algo como un nuevo espacio debe superar con creces el patrimonio de los acuerdos por arriba, que pueden tender a una visión demasiado parlamentarista institucionalizada o determinar la representación política. El #tempsdelluita obliga a tener en cuenta todos los escalones, de hecho a basarse sobre todo en la dinámica y el camino que hagan los movimientos a pie de calle, de escuela, de hospital, de desahucio y la muy importante acción sindical de empresa.
La tercera reflexión es sobre las demandas de la gran movilización popular del 11 de septiembre ("Independencia" "Nuevo Estado de Europa") que tiene como primer paso político la decisión de Consulta por parte del Parlamento catalán. Hace falta la Consulta. Hagamos la Consulta. Hagámosla con agilidad y que sea vinculante. No la demoramos "mareando la perdiz", pues lo que corresponde es que la población de Cataluña pueda decidir y decida. Es con la Consulta lo que nos puede permitir una ruptura por donde irrumpa un proceso constituyente con las aportaciones democráticas de la soberanía popular y ciudadana; un triple proceso constituyente en Cataluña (y en Euskadi), en España y en la península ibérica, en Europa.
Los debates sobre legitimidad y legalidad de la consulta para decidir el futuro de Cataluña, sobre soberanía propia catalana o compartida catalana-española, conviene contextualizarlos y situarlos en función de hacer la Consulta, no de evaporarla, demorarla o impedirla. El hecho esencial, vital, es la legitimidad que deviene de la evolución social y política, la legalidad debe partir y sustentarse en la legitimidad para ser viable y adecuado a la aspiración de libertad democrática. El hecho social y real es precursor de la ley y de la legalización, no al revés; la ley puede consolidar una nueva situación y derechos, pero cuando la ley se convierte en un freno al avance de las nuevas realidades entonces ocurre una involución democrática. En nuestro caso de la población en Cataluña, la legitimidad la aporta la demanda y el cambio de conciencia popular, esta nueva legitimidad es el que debe impulsar una nueva legalidad. Aquí es importante que nuestra coalición ICV-EUiA disponga de posición propia. La propuesta de Declaración de soberanía presentada la asumo, con la mención de que hubiera sido mejor una elaboración conjunta, y que EUiA no comparte los valores neoliberales de la UE, ya que tanto EUiA como ICV votamos en su momento en contra.
Debemos ser muy claros en las propuestas, posiciones y actuaciones políticas referente a la ejecución práctica del derecho a la autodeterminación. Hay lo que nos une y lo que nos divide, a nosotros como organización y a nuestra base social y electoral; según las estadísticas es completamente por la mitad.
Nos une la voluntad, la propuesta y la actuación por una Consulta para decidir el estatus de Cataluña donde sea la población quien lo decida, y en aceptar lo que resulte, por lo tanto una consulta vinculante por legítima. Esto nos une a la clase trabajadora, a la población y a la nación.
¿Qué nos divide? Lo que hay que decidir. Es decir la respuesta de cómo se quiere sea Cataluña,  España y Europa. Independencia ¿SI o NO? ¿Estado de Cataluña o un solo Estado español o un Estado catalán dentro de un estado español? ¿Una Cataluña con un Estado independizado sin relación con los demás o con qué tipo de relación? Hay un Estado monárquico español y una Constitución, ¿puede Cataluña separarse de la Monarquía española, Si o NO?, ¿Cataluña debe estar dentro del Estado monárquico español, SI o NO? Es obvio que el Estado español sin la monarquía todavía no existe. ¿Y el tipo de relación en España y Cataluña? ¿Ninguna relación? ¿Una relación federal de obligada unión o una de libre y soberana relación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada