11/6/09

Rehenes de la derecha

Si no hay movilización, un gobierno de las izquierdas se queda a lo sumo en rehén... de la hegemonía general fáctica de la derecha.

La esencia de la izquierda es forjar camino trabajador/a, futuro social.

Una izquierda adaptada, meliflua, gestora de políticas de derechas, no engendra soluciones de izquierda, lo que contribuye es a desanimar y desmovilizar a la ciudadanía trabajadora y popular.

Los gobiernos no son un clavo ardiente para resistir la hegemonía derechista. O hay movilización, lucha, propuesta real de izquierdas, o no hay gobierno que valga. En todo caso chantaje en la conciencia con el “viene el lobo” (y lo siento pues me gustan mucho los lobos y los linces). Esto viene a cuento tanto por la actuación parlamentaria como la gubernamental.

No quiero la derecha ni en pintura, por esto mismo es inaceptable adaptarse a ella, pactar hoy con ella, y gestionar las políticas de ella.

Muchas veces ese adaptarse o pacto, se justifica en la necesidad del mal menor, o en los beneficios secundarios para la gente, e incluso para la organización que pacta. Es cierto que es una cuestión en parte concreta y en parte de principios básicos. Generalizaciones banales pueden resultar bochornosas, por supuesto. Pero estamos tratando de políticas a las que se oponen los sindicatos, las asociaciones vecinales, las entidades cívicas democráticas, el estudiantado, las plataformas reivindicativas en el territorio, y la conciencia de la gente activa.

La orientación de “soluciones de izquierdas” nos obliga a cambiar el rumbo de la política y, desde IU, EUiA, EBB, poner en marcha el proceso de una refundación para una izquierda combativa y unitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada