29/6/09

Honduras con golpe de Estado.

Desde aquí, Solidaridad; con las movilizaciones de repudio.

Unas circunstancias concretas. Un operativo de secuestro presidencial, con el sometimiento de la soberanía popular electa a los tanques y militares. Una inflexión con un nuevo golpe y un dictador latinoamericano, cuando estábamos siguiendo procesos revolucionarios y de nacionalización de los recursos económicos autóctonos.

El golpe militarizado de Roberto Micheletti contra Manuel Zelaya, nos vuelve a plantear la esencia del Estado burgués, de su ejército y de sus cuerpos represivos, inclusive las policías con sus antidisturbios armados hasta las cejas.

En Latinoamérica, en Europa, y en el Estado español y sus Autonomías, estos cuerpos militarizados existen para matar, para reprimir a la población, cuando ésta pone en peligro los intereses decisivos de la clase dominante burguesa, verdadera poseedora del Estado. El militarismo burgués es esencia organizada para la contrarrevolución. Al Estado le pagamos todas las personas. Pero el Estado no somos todos/as. El Estado burgués es de ellos, de ella, de la clase poseedora burguesa. Y cuando hay excepciones revolucionarias, se notan y confirman la regla general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada