5/11/12

Cuatrienio negro

Orientación general ante la huelga general y la "Cuestión España", o el dilema más aparente que otra cosa de la natural correspondencia y contradición entre soberanía, independencia y federalismo, adoptada por La Aurora-POR. El proceso de crisis irreversible autonómica ha provocado una eclosión de manifiestos  de corte federalista, que en su fondo y propuesta política siguen a pies juntillas las tesis de JL Cebrián de su "Escolta, Catalunya": el federalismo de obligada unión. El fet catalán y el hecho español, nos lleva a la defensa o a la negación de la capacidad soberana democrática de la libre decisión de cada pueblo y nación. Para tratar y hablar de opción federalista en Europa i en el Estado español, hay que reconocer y defender con firmeza que las relaciones entre pueblos y Estados tiene que ser desde cada soberanía ciudadana. El proceso de federalización asimétrica descentralizadora administrativa con dosis políticas de cierto autogobierno limitado ha finalizado al bloquear el desarrollo y renovación de los Estatutos de Autonomía vasco y catalán. Ha sido el gobierno y el Estado español quienes han girado a una recentralización que ha roto los puentes y relaciones existentes. La nueva etapa que se abre es una recentralización negadora de la existencia nacional y sus derechos elementales o la ruptura constitucional con la independencia soberana de cada nación. ¿Quién lo ha de decidir? ¿El gobierno del Estado y la ciudadanía española en su conjunto o la ciudadanía de cada pueblo? ¿Un federalismo obligado unionista o una soberanía libre decidida democráticamente que pueda establecer el día después un proceso constituyente y sus relaciones con todos los pueblos y Estados? El federalismo ha de partir de la opción de libertad soberana de cada nación, y republicana, o no lo habrá. Federalismo e independencia son en la actualidad conceptos políticos complementarios, sinónimos de emancipación política soberana.

*Los factores determinantes de este “cuatrienio negro” son: 1) la crisis económica y social; 2) la crisis fiscal y de la deuda soberana, eurozona incluida; 3) la crisis territorial; 4) la erosión de legitimidad de los partidos del régimen (PP y PSOE). La combinación de todos estos factores ha abierto una dinámica de crisis constitucional, que es difícil de comprender en toda su complejidad, pero que ira haciéndose cada vez más patente.
*En relación con la “cuestión España”, partimos de la defensa del republicanismo, el derecho a decidir y el federalismo en la cuestión nacional-democrática. Republicanismo como método de apertura de procesos constituyentes, a partir del derecho a decidir en todas las naciones del Reino del España, ampliando la democracia que recorta la Constitución del 78 (referéndums, monarquía, autodeterminación…). Federalismo como método de organización territorial entre iguales (organización interna en los 7 territorios de EH, de las comarcas catalanas, de las distintas naciones que así lo quieran ejerciendo la autodeterminación…) y también como método de construcción europea frente al actual “despotismo burocrático” de la UE. No existen por lo tanto contradicción en la defensa de estos métodos de organización social y política si se parte del derecho a decidir y la apertura de procesos constituyentes que lo concreten. El federalismo no es una alternativa al independentismo, sino una posibilidad después de haber ejercido el derecho a decidir.
*Lo que nos importa, ante todo, es el proceso que se abra así en esta crisis de régimen que madura, más que objetivos prefijados al propio proceso constituyente. Porque el verdadero objetivo es mejorar la correlación de fuerzas a favor de las clases trabajadoras, ampliando sus derechos democráticos y sociales y permitiéndole desarrollar su hegemonía frente a las distintas oligarquías. Dependerá de la situación concreta cual será la formula más conveniente de concreción de este proceso de ampliación del derecho a decidir de lo democrático a lo social, sin descartar ninguna de ellas, en el respeto de la decisión de los nuevos sujetos soberanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada