6/11/12

Convención de programa ICV-EUiA



Ilustración de tomalahuelga.

La Convención programática de la coalición ICV-EUiA ha sido de calidad, centrada en el fondo social y nacional que es la clave de las elecciones catalanas del 25 N.
EUiA iba con cierta ventaja. Disponía de una orientación clara establecida en la 6ª Asamblea Nacional de junio en Sabadell. ICV va a remolque en el sentido de que se tienen que adecuar a los importantes cambios políticos.
Ahora bien, ICV se ha puesto completamente a la altura de la situación, cuando menos en el contenido de las propuestas y la orientación política.
Una muestra es el contenido de fondo de la propia Convención. El debate fue profundo e intenso, a pesar de ser breve, sin diferencias nítidas entre la gente de EUiA y la de ICV.
El cambio más notorio ha estado en la perspectiva estatal y nacional. También es donde más se navega a la hora de adecuarse a lo que quiere en la actualidad la población. Se puede empezar por el debate sobre los liderazgos en España y en Cataluña, o sobre si la manifestación del 11 de septiembre era de CiU o del pueblo; también si fue por el derecho a la autodeterminación en general (esto era el estadio de la manifestación del 10 de julio de 2010), o por los lemas explícitos de "Libertad, Independencia, Nuevo Estado de Europa".
La Convención ha expresado unas propuestas nítidas. Ha entendido el mensaje popular. No ha querido quedarse en el semi autismo político.
Hay un vuelco básico popular hacia el ejercicio de la soberanía. Hace falta que la ciudadanía pueda decidir en libertad, y sin las limitaciones de una legalidad negadora. Las Autonomías se han agotado y quebrado. No se quiere la re-centralización española monárquica. Hace falta un nuevo doble pacto de soberanía en Cataluña y en España, con dos procesos constituyentes. La coalición ICV-EUiA es un espacio de encuentro entre federalistas e independentistas. La independencia no es un mal bíblico, es un acto de soberanía que el pueblo tiene que poder decidir o rechazar. La consulta tiene que ser vinculante y, para la coalición, incorporar las diferentes opciones posibles. La consulta es la tarea y tiene que ser de libre determinación. La construcción de un Estado en Cataluña lo tiene que decidir la población de Cataluña en vez del gobierno español o la población española, en cambio las dos poblaciones tienen que establecer qué relaciones quieren entre ellas y los Estados. La importancia de la lengua catalana, también la de los derechos de las minorías y de todo el mundo que se sienta de pertenencia española.
El federalismo no es anti-independencia. El federalismo es una opción política para las relaciones entre pueblos y Estados desde cada soberanía acordada libremente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada