6/9/14

Respuesta democrática: Consulta y República Catalana


Los escenarios políticos que se barajan en lugares muy distintos se están concentrando en la defensa y movilización de la realización de la Consulta del 9 de noviembre o en su deslegitimación, i legalidad, bloqueo y prohibición.

Estamos ante una cuestión profundamente democrática. En Gran Bretaña y en Escocia, sea cual sea el resultado de SI o NO a la independencia, el referéndum se ha preparado con un criterio democrático desde los gobiernos.
En el Estado del Reino de España y la Autonomía de Cataluña, el anhelo cívico popular catalán para decidir sobre un Estado nuevo y la Independencia ha chocado contra la negativa gubernamental estatal, de la judicatura del Tribunal Constitucional, así como del PP apoyado por el PSOE. El escenario es de pre-ruptura constitucional.
Pedro Sánchez ha explicado que primero hace falta que el PSOE gane las elecciones generales, después reformar la Constitución de 1978, y tercero hacer una consulta.
El PSOE, como otros componentes de las izquierdas estatales, razonan en clave de legalidad y de un solo país español para concluir que no se puede aceptar la política de una consulta. No la reconocen como democrática, ni como un derecho de un pueblo diferente al español, que está dentro del Estado.
La "Declaración de soberanía y el derecho a decidir del pueblo de Cataluña" del Parlament (23/01/2013) expresa algo diametralmente opuesto: "El pueblo de Cataluña tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico soberano".
La consulta es una cuestión política democrática, que tiene que hacer el camino de la legitimidad política a la legalidad jurídica.
Como en EUiA formamos parte del compromiso popular para poder decidir haciendo la Consulta, hemos de tener cuidado al preparar la respuesta de movilización e institucional. Quien especula en que la Consulta no se hará porque no la dejarán hacer, se sitúa en una posición derrotista que frena la preparación de la respuesta.
El primer paso para conseguir la realización de la Consulta es la multitudinarietat de la "V" del 11 de septiembre de la próxima semana.
La "V" para convocar Juntos/ Juntas la Consulta necesita que todo el mundo se inscriba. Ahora son 400.000 personas que rozan las del año anterior.
El siguiente paso es participar en la "V" masiva el 11 S de la Diada. Y conviene hacerlo aportando en su seno las reivindicaciones que denuncian las políticas destructivas del gobierno de la Generalitat de CiU.
El tercer paso es organizar la rebeldía con la desobediencia, pacífica, al bloqueo gubernamental, administrativo y el jurídico del Tribunal Constitucional.
No se trata de hacer pataleo, declaraciones, movilizaciones o elecciones, para luego cabizcajos aceptar el imperativo legal.
Se trata entonces de organizar la Consulta desde la legitimidad política ciudadana soberana, con una legalidad nueva catalana. La gente, la ciudadanía debe poder votar con la convicción e ilusión de que está abriendo un proyecto constituyente inédito.
La ruptura política inicial radica en realizar la Consulta y votar. La consolidación de esta ruptura será en el camino de constituir una República catalana, social y soberana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada