3/10/13

Belloch aboga por la suspensión de la Autonomía de Cataluña en caso de Consulta



Yolanda González, coordinadora de EU Galiza y co-partícipe en AGE con XM Beiras de Anova Irmandade, defendió en la dirección de IU del sábado pasado (Consejo Político Federal, 28 S) que "las Autonomías no tienen soberanía y están intervenidas". Yolanda animó a replantear y analizar esta situación tan insólita, pues era inaudito obviar la importancia que tenía la gran movilización en Cataluña. Cayo Lara, coordinador federal de IU, sostenía anteayer la posición de IU de defender la realización de la Consulta en Catalunya y la decisión de su ciudadanía.
En un registro bien diferente, el alcalde de Zaragoza, JuanAlberto Belloch (de Jueces para la Democracia, PSOE, ministro de Justicia y de Interior en los últimos gobiernos de Felipe González), coge el toro por los cuernos y hace de escudero del frente unionista contra la Consulta en Cataluña, con la ingeniosa propuesta de suspensión de la mermada Autonomía catalana.
El tándem político mediático Felipe González y JL Cebrián tampoco contemplan la Consulta en su propuesta de federalización estatal coronada, porque "es imposible la independencia de Cataluña".
¿Qué dirán los muñidores de la Tercera vía catalana de Duran Lleida (UDC) y Pere Navarro (PSC)?  Además de los hooligans del unionismo centralista llano y los del unionismo federalista coronado, ¿Dónde va la tercera vía con Consulta de obligada unión o de imposible separación?
El argumento de Belloch es meridiano. El futuro de España, del Estado español y del Reino de España (los tres conceptos están como denominación estatal en la Constitución de 1978), lo decidía España y no una parte de España como es Cataluña. Siempre según la norma constitucional. Es decir, como decidir el futuro de Cataluña unido o separado a España significa determinar el de España, no es posible hacerlo. Es más, la Autonomía de Cataluña es una institución del Estado español, según establece la Constitución de 1978. Esta Constitución fue votada por la ciudadanía española, a partir del pacto gestado por los jerarcas franquistas y los capos de las Finanzas con los partidos que auparon la segunda restauración borbónica, representados por los denominados Padres de laConstitución*.
Para el federalismo unionista coronado o republicano, la situación que en Cataluña la conciencia ciudadana democrática y pacífica, se exprese y vaya en la "Vía hacia la independencia", reafirma que es contraproducente la Consulta y que hay que prohibirla e impedirla.
Vamos a asistir a un choque tremendo entre la legitimidad de la movilización ciudadana popular con la tendencia de fondo de estructurarse en una nueva legalidad catalana soberana (de tintes rupturistas y en este sentido revolucionaria) o el inmovilismo conservador y reaccionario de mantener la imposición de una realidad totalmente superada de la Constitución de 1978; Carta magna sin el Derecho a la autodeterminación y con la aseveración de una única nación española indivisible que no reconoce la existencia diferenciada de las naciones española, catalana, vasca y gallega, sin prejuzgar otros procesos territoriales y de concienciación nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada