25/5/12

La margarita andaluza deshoja los recortes y el gobierno

La prudencia es lo que subyace en la reflexión que se amplía sobre la necesidad y la obligatoriedad de los recortes de la Junta de Andalucíadel PSA e IU.
La margarita de la Junta de Andalucía se deshoja entre los recortes de obligado cumplimiento y la movilización para frenar y evitar los recortes. ¿Hay o no hay alternativas?
¿Eran inevitables? ¿Sería peor la intervención estatal? ¿Formar parte del gobierno reduce el alcance de los recortes inevitables por obligado cumplimiento de las decisiones del gobierno estatal del PP?
Según Carlos Martínez y Juan Torres de ATTAC "se debe ser inteligente y no caer en una crítica descontextualizada de lo que hace este gobierno que solo favorecería al PP y a los poderes económicos... apoyamos la creación de un gobierno de coalición de izquierdas como el actual... hay que valorar positivamente el esfuerzo que hace el gobierno andaluz (y que esperamos que sea acertado en su aplicación efectiva y no solo sobre el programa) para que el recorte se aplique sin pérdidas directas e inmediatas de empleo (indirectas las va a haber, como queda dicho)" "Nos parece un error fundamental -y mucho más en las circunstancias en las que estamos- que este gobierno actúe simplemente como una oficina de gestión" "O este gobierno es más valiente y cercano a la hora de hablarle a la ciudadanía, y más movilizador, o fracasará con rapidez".
No hay duda de que el principal responsable es el gobierno estatal, ahora con el PP, con las imposiciones UE de Berlín y el BCE. Pero eso ya se sabía antes de las elecciones y durante las negociaciones de acuerdo de legislatura y de gobierno. ¿Se ha ocultado que formar parte del gobierno significaría también compartir la aplicación de los recortes, o quizás la gente pensó que se podrían imponer alternativas de otro tipo?
Para Juan Ribera del Colectivo Prometeo de Córdoba, "El gobierno andaluz ha hecho lo fácil, lo obvio y lo intenta disfrazar de medida progresista" "Cuando se firmó el acuerdo programático, nos dijeron que se habían trazado unas líneas rojas en defensa del estado social cuyo cruce significaría romper lo pactado. Si se observan que estas líneas se saltan, IU puede irse del gobierno con argumentos y dignidad" "Nadie nos puso una pistola en el pecho para entrar, nada nos puede impedir, si queremos, la salida".
¿Cuál es y puede ser la función útil de la izquierda en una crisis desbocada, y ante el alud de medidas  políticas de recortes cada cual más de obligado cumplimiento que las otras?
Se desgranan distintas posiciones en torno a acatar, movilizar, seguir en el gobierno, salirse del gobierno, combatir gobierno Estado PP, evitar la intervención, no saltarse las líneas rojas, la indignación ante el trago amargo autonómico, imperativo legal, el desacuerdo ante el imperativo legal.
El dilema de fondo supera en creces la cuestión de si seguir o salirse del gobierno, aunque eso sea muy importante y haya que medirlo con mucha atención.
Para la CUT-BAI "repudia estos recortes y pondrá a su militancia al servicio de la movilización contra estas medidas que sólo se pueden calificar de neoliberales" "IULV-CA debe organizar de inmediato un nuevo referéndum, con garantías democráticas, y que la militancia y el activismo de IU decida entre estar en un gobierno para aplicar y administrar recortes neoliberales o pasar a la oposición y poner en valor nuestro programa".
Tampoco el fondo es si se recorta eso o aquello, o si es inevitable o no, o si sería peor la intervención. Claro que sería peor la intervención, el gobierno directo del PP, e ir a saco con los recortes como se hace en el Estado por el PP y en Cataluña por parte de CiU.
La cuestión vital, la que implica la utilidad de la izquierda y su capacidad y compromiso en construir alternativa social y política, está en cuál es la mejor manera de organizar la movilizaciónciudadana y popular para frenar los recortes, las reformas laborales y a los imperativos legales gubernamentales. Qué propuestas se promueven para reforzar la base social.
Luis González, en nombre de una delegación de sindicalistas de CCOO y UGT que se entrevistó con diputados de IU, señala: "Exponemos, en nombre de ese mandato, nuestro rechazo a los recortes decididos por el gobierno andaluz y la decepción e indignación de miles de trabajadores que han votado a un gobierno de izquierdas, precisamente para parar los recortes del gobierno Rajoy. No aceptamos que se nos dé como explicación que se hace para evitar una intervención de la autonomía andaluza por parte del gobierno central. Esa política no es coherente con el lema electoral de Izquierda Unida, que fue “rebélate”. Les pedimos, por tanto, que teniendo en cuenta que cada parlamentario tiene potestad de actuar según su propio criterio, no apoyen  con su voto en el Parlamento estos recortes" " Quizá fuera vuestra intención recortar lo menos posible o minimizar los daños, pero la gente no os ha votado para eso" " Por parte de la delegación les hacemos llegar que el problema es que, además de los recortes, se pierde la credibilidad de la izquierda. También les decimos que si aplican recortes no pueden llamar a la movilización ¿Quién va a seguirles? También se les responde que si no tiene fuerza en el gobierno, la pueden buscar en la calle. Dirigíos a la gente. La cuestión es que tenéis que elegir: enfrentaros al capital o a los trabajadores" "Si el gobierno andaluz no retira el proyecto, no da marcha atrás, les pedimos que voten en contra, que se rebelen".
IU está en el gobierno. El planteamiento pasa a ser desde dónde puede movilizar mejor para frenar las medidas estatales y evitar la intervención, ¿en el gobierno, incluso con recortes, o desde el Parlamento con la presión a un gobierno PSA minoritario?  ¿Qué es lo que mejor permite progresar en un frente unitario con el sindicalismo y la indignación?
El problema está en que IU pida enmendar los recortes cuando estos recortes han de usarse para organizar el frente trabajador y de la ciudanía. ¿Qué va a pasar cuando haya nuevos recortes o cuándo sea patente que los actuales han pasado a empeorar la situación?
La experiencia de Syriza es tentadora, pero sirve sólo en parte, pues ha habido dos intervenciones en Grecia, casi una decena de huelgas generales, una elecciones que han radicalizado el arco parlamentario, y Syriza aún no forma gobierno, además lo va a tener en extremo difícil con toda la caterva de sanguijuelas financieras desangrando la economía y la ciudadanía griega. Pero es útil que Alexis Tsipras afirme que no va a aceptar las medidas de intervención, pues la crisis la han creado los mismos que después intervienen; las políticas han de permitir resolver la crisis y no empeorarla con recortes y ahogo de todo tipo.
Para una Syriza (izquierda radical) en nuestras tierras sigue válido el lema ¡Rebélate!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada