11/5/12

Bankia, Banca Pública

De Guindos y el gobierno PP de Rajoy se desliza por la pendiente del antaño corralito argentino. Al PP le ha estallado otra bomba en sus manos. Viene después de perder el gobierno de Andalucía que se había adjudicado el señorito Arenas.
La derecha, sea el PP sea CiU, lo hace mal, gestionan peor, son inútiles e ineficaces, gobiernan fatal. Sus máster y perfil profesional, con sus arcas cargadas de dinero y relaciones de alto nivel VIP, no consiguen dar pie en bola. El vendaval de la crisis les arrebata la pelota y enturbia la razón. pero a cada nuevo desfalco y desaguisado les llueven millones sin fin.
Hay dinero. Al menos para Bankia. Quizás no para sanidad, sueldos, pensiones, desahucios, enseñanza, pero sí lo hay para rescatar al sacrosanto sistema financiero, es decir, para apuntalar a los señores de las finanzas, al capital financiero y al sistema económico de mercado y propiedad privada de los medios de producción. Ese dinero saldrá en una pequeña parte del capital privado, que verá sus negocios arruinados y menguados, pero en su mayor parte de las arcas estatales -Vía deuda soberana y otras- y de estrujar el trabajo los salarios, las condiciones sociales y de vida trabajadora.
Bancos y empresas, patrones y especuladores, endosan sus quebrantos, deudas y morosidades al Estado, entonces vía presupuestos y con la enseña del interés nacional del país se condena a la población al desastre social y a la involución democrática.  
En la carta de La Aurora. BANKIA. UNA BANCA PÚBLICA. Muy a su pesar, el gobierno se ha visto obligado a nacionalizar Bankia. Es un episodio más de la larga y profunda crisis financiera, punto de partida de la crisis económica internacional y de la recesión actual. Los miles de millones que será necesario invertir para salvarla son una bofetada a la población que ve como se recorta en sanidad, en enseñanza, en servicios públicos. Además, esto no acaba aquí, habrá nuevos episodios en la crisis del sector financiero.
Se está ahogando la economía del país, por su deudas en el ladrillo, por su especulación con el dinero que le presta el Banco Central Europeo, por su voracidad para poner por delante los intereses de los grandes capitalistas antes que las necesidades de que haya crédito para inversiones productivas, empresas y particulares. Ocho entidades han necesitado dinero público. Algunas han sido vendidas de saldo al capital privado. Con Bankia no debe repetirse la misma jugada. El dinero que se invierta debe servir para crear una banca pública que supla las necesidades que el capital privado no está en condiciones de realizar. La crisis de Bankia demuestra que el PP no sabe qué hacer frente a la crisis. Este fracaso es el de las políticas del PP y del sector financiero que domina el aparato del Estado. Bankia es el resultado de la fusión de Caja de Madrid, feudo del PP de Esperanza Aguirre y de sus políticas privatizadoras, y de Bancaja, donde Francisco Camps, el ex presidente valenciano hacía sus ruinosos negocios. La creación de una banca pública es una medida de salud para el país. No podrá mejorar la situación, ni las empresas ni los particulares dispondrán de crédito mientras no se tomen medidas de raíz: convertir en banca pública las entidades nacionalizadas (Bankia, Caixa Catalunya…) con control de los impositores y los sindicatos. Impedir que los gestores responsables de la crisis se lleven sus despidos multimillonarios. Rato cobrará 1,2 millones. Responsabilidad penal de los gestores. El Banco de España ha demostrado su total incapacidad de control y vigilancia, acabando con el mito de su "independencia". Se necesita una reforma radical de su estatuto. Comisión de investigación parlamentaria Hay que convertir en clamor de que si hay dinero, en vez de salvar la banca sea para parar los recortes y hacer inversiones que fomenten el trabajo. 10 de mayo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada