18/5/12

La austeridad provoca emergencia

Bankia resume que el PP no sirve para resolver las crisis, sólo para empeorarla. Adjunto la Carta de La Aurora.
Situación de emergencia. Los ideólogos del Partido Popular dijeron que con ellos en el gobierno la crisis se detendría y entraríamos en una nueva etapa de crecimiento. El engaño les sirvió para lograr la mayoría absoluta, pero las mentiras tardan poco en descubrirse. Pocos meses han sido suficientes para comprobar que la crisis sigue galopante y que estamos en una situación de emergencia. La prima de riesgo desbocada, el paro aumentando, la producción industrial en mínimos, desconfianza en la banca, el gobierno que no hace más que obedecer órdenes y que día a día nos acerca al abismo. Es el fracaso de las políticas neoliberales de austeridad. Es el fracaso de este gobierno. Una situación de emergencia necesita medidas enérgicas. Medidas como que el Banco Central Europeo compre deuda directamente, en vez de venderla al interés privado de los bancos; que se paralicen los recortes; que con los bancos nacionalizados (Bankia, Caixa Catalunya…) se cree una banca pública para generar crédito; que se paralicen los desahucios; que se invierta en obras públicas para generar empleo, en vez de salvar a los bancos; que se convoque un referéndum para que la población se pronuncie sobre el ajuste. Este gobierno no es más que el gestor de las imposiciones de la Unión Europea y de las exigencias de los mercados. Los indicios de cambio van en otra dirección. En Francia, el socialista Hollande declara que solo con austeridad ser lleva a los pueblos a la miseria. En Alemania, el electorado de Renania golpea duramente al candidato de la Merkel. En Gran Bretaña la derecha es derrotada en las elecciones municipales. En Grecia, SYRIZA, una organización como IU, se convierte en la segunda fuerza política. Para salir de la recesión, para combatir este estado de emergencia hay que cambiar las políticas y habrá que cambiar a los gobernantes. Lo importante es que el camino del cambio lo marcan las movilizaciones. El miedo y la resignación, todavía presentes, están dejando paso a la convicción de que sólo la acción de la gente puede modificar las cosas. Lo vimos en la huelga general, en el 1º de Mayo, en las manifestaciones del 15M. Lo seguiremos viendo en la huelga general de la enseñanza el día 22, o en la jornada de noche y día contra la reforma laboral el 23 y 24.
15M. Un año después las calles se han llenado de indignación. El movimiento sigue vivo y capaz de enlazar con amplios sectores, particularmente jóvenes. Es una nueva generación que se suma a la movilización con sus propias propuestas y novedosas iniciativas, que ha llegado para quedarse y para encontrar su lugar en la lucha política y social contra el capitalismo. Es ya la base de regeneración y cambio para las ropuestas y organizaciones de la izquierda. 15 de mayo 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada