21/3/12

Nepotismo de Estado como botín

El marido de Dolores Cospedal, secretaria general del PP, ha aflorado el asalto a las principales empresas, privadas y públicas, y a las responsabilidades estatales como codiciado botín económico derivado del resultado electoral.
Estos salarios de privilegio son apenas unas migajas de los pingües beneficios que las empresas piensan conseguir a través de buenas conexiones y relaciones con el poder político.
El poder de mayoría absoluta que los votos han otorgado al PP, y casi a CiU en Cataluña, lubrifica los ingresos de una ínfima casta de jefes. La misma mayoría del PP y CiU se usa a fondo en rebajar los sueldos de toda la ciudadanía. Los ingresos directos se recortan, los indirectos en servicios y derechos públicos estatales se liquidan, los puestos de trabajo siguen destruyéndose con el resultado de más de cinco millones de personas en el paro que también fuerzan a la baja el salario de quienes pueden hacer su jornada laboral. Mientras, la crisis no da ningún síntoma de aminorarse o de mejora, al contrario empeora como la solvencia del la deuda estatal. Las medidas gubernamentales son perjudiciales para la mayoría de las personas y para la economía, incluidas quienes han votado PP y CiU.
El nepotismo contribuye al botín de los sueldazos.
Barrer el nepotismo de Estado con los privilegios económicos y de todo tipo es una demanda de salud pública, señalada por el 15 M, como lo fue de forma estricta en la revolución de la Comuna de París, nada menos que en 1871. Seguiremos en la brecha por el "no a los privilegios de políticos y banqueros".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada