16/12/10

Sin Mesa

Ni Mesa, ni igualitaria, ni senador.

La Mesa es la del Parlamento catalán que se pierde también para la coalición ICV-EUiA; y la responsabilidad en esta Mesa correspondía a EUiA.

Lo que no es ni va por buen camino de ser igualitaria es la coalición nacional entre ICV y EUiA.

Y el actual senador de EUiA ahora lo reclama ICV, incluso haciendo caso omiso de los acuerdos de coalición.

El Parlamento de CiU, es el de la derecha catalana (CiU), la españolista (PP) y la extrema derecha. La victoria de esa derecha que recupera el gobierno, va extendiendo su sombra conservadora y reaccionaria. Si las urnas han descalabrado a las izquierdas -PSC, ERC, y en menor medida ICV-EUiA-, CiU se encarga de sangrar esas izquierdas antes de golpear a la gente trabajadora. CiU hurga en el socavón de votos y de base social electoral de las izquierdas para mejor dividirlas, disgregarlas y debilitarlas. Ante una crisis que va a golpear también al gobierno de CiU, la burguesía catalana procura facilitar un escenario en que una izquierda hecha añicos no pueda representar ningún referente político cuando haya lucha trabajadora y popular.

CiU se ha asegurado con celeridad la mayoría de la Mesa del Parlamento. La no disponibilidad de mayoría absoluta parlamentaria de CiU no ha sido obstáculo mayor, pues tanto el PP, como el PSC, han estado bien dispuestos a aceptarlo. La Mesa es de siete miembros, elegidos cada persona individual por votación mayoritaria parlamentaria. El pacto ha sido de 4 para CiU, 2 del PSC y 1 para el PP. Sin reparos han excluido a la coalición ICV-EUiA y a ERC. Y, de esa manera, se ha evaporado el espejismo vislumbrado durante una semana de compartir Mesa durante una mitad de legislatura entre la coalición ICV-EUiA y ERC.

Aún más lamentable ha sido que este zarpazo de la derecha haya cogido desprevenida a nuestra coalición. Además, llueve sobre mojado dice el dicho, un agravante es que la lógica adecuación de los acuerdos entre coaligados, dada la nueva situación política y representación institucional, se pretenda hacer sin negociación y sin compromiso entre las partes, o convirtiendo en papel mojado los acuerdos establecidos.

Nos toca debatir en profundidad las causas de la pérdida de base social y electoral del gobierno de las izquierdas, saber enfocar la magnitud de la crisis política en la izquierda, de la que no se puede excluir a la coalición, para que la crítica de esa experiencia gubernamental nos permita poner nuevos cimientos en la recomposición de la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada