8/12/10

¿Militarización para resolver la crisis?

"Chantajistas para defender sus privilegios" bramaba con violenta soberbia el presidente del Parlamento. Su Señoría Bono, para nada pobre, no se refería a los conocidos especuladores que realizan pingües beneficios con la Deuda española e imponen las medidas de ajuste, tampoco a los corruptos, ni al ladrillo, aún menos a los capos industriales, comerciales y financieros. Los componentes de las capas burguesas son respetables dueños que cuidan y alimentan el capital.

Cuando hubo lo de Air Comet, al empresario de empresarios CEOE Gerardo Díaz Ferrán, no se le tildó de chantajista ni se le militarizó y sigue de jefe empresarial, además no sabemos lo que realmente gana.

La privatización de AENA por parte del gobierno es la verdadera causa del conflicto. No es una medida que vaya a beneficiar a la gente usuaria, ni al personal trabajador. Es a favor de los intereses del capital comprador. El argumento del elevado coste de las y los controladores no justifica la magnitud del perjuicio personal a usuarios, ni las graves pérdidas económicas, aún menos la militarización como medida de imponer la privatización y la liquidación de la negociación colectiva que el gobierno se ha saltado y anulado. Este gobierno Zapatero-Rubalcaba-Salgado es una calamidad que no mide las consecuencias perjudiciales de sus políticas.

Se explica que el capital financiero es al sistema económico de mercado y propiedad privada como la sangre al cuerpo humano. Sin la vertebración financiera el sistema económico se colapsa y se hunde. Esto lo enseñan y repiten como la Biblia. Hay que creérselo como la palabra de Dios. Por supuesto se refieren al modo de producción capitalista. Lo que evitan como la peste es que se cuele en alguna rendija la falsedad del aserto, pues el capital financiero no produce, por lo tanto es el más prescindible en una sociedad organizada de otra manera, en función de las necesidades de las mayorías que producen, en vez de la satisfacción de unas pocas minorías poderosas que usurpan el trabajo de otros.

En la época de la gran concentración capitalista, de los monopolios y la globalización, la supresión por expropiación del capital financiero podrá ser el portal cósmico de un modo de producción capitalista a uno socialista. La supresión de las sanguijuelas financieras y parásitos improductivos será obra del socialismo o no será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada