16/5/13

Ruptura constitucional y procesos confluyentes



A un año de la propuesta de Nuevo espacio en la 6ª Asamblea de EUiA, con la idea de una Syriza catalana autóctona, EUiA ha reorientado la estrategia en función de las nuevas experiencias.
La movilización de las mareas está deslegitimizando el gobierno estatal del PP de Rajoy y el autonómico de CiU de Mas. El gobierno de Rajoy aplica su mayoría parlamentaria y provoca el caos social y la involución democrática. El gobierno de Mas no está en condiciones de aprobar los Presupuestos 2013. Wert ha de aplazar la Ley de Enseñanza. Gallardón encuentra escollos a la liquidación de la ley sobre el derecho al aborto. La Ley de Bases del Régimen local hunde municipios. Los proyectos de Reforma laboral, pensiones, y la finalización del sistema de Convenios, anuncian nuevos frentes de conflictividad grave por el desastre social.
IU está planteando una propuesta de Bloque Social y Político para la confluencia de mareas, resistencias y sindicalismo. EUiA mantiene la orientación de alianza entre federalistas, autonomistas, soberanistas e independentistas. AGE (Anova y EU Galicia) es una experiencia exitosa del concepto de alianza defendido por EUiA. La izquierda española necesita de la alianza con las izquierdas nacionales para dar un vuelco político en la forja de alternativa al poder bipartidista dominado por el PP y el PSE. Las izquierdas nacionales, autonomistas, independentistas, federalistas, necesitan a su vez de la alianza con la izquierda española para hacer frente a la clase dominante nacional de cada territorio y la nacional española del Estado.
La movilización social y organización unitaria de la PAH es un elemento básico a estudiar y a reflejarse. La movilización contra los desahucios por hipotecas, se ha ganado la simpatía de la población, entre los diferentes estamentos y clases, en todo el Estado. La PAH, como las diversas mareas y el sindicalismo expresa que el factor social unifica a la componente trabajadora de toda la población en el Estado. Ahora también empezamos el proceso para la ILP por la Renta Mínima Garantizada. La reivindicación social es prioritaria desde el concepto y componente social de la población. El proceso y el progreso social es lo que necesita democracia, este año referida a la participativa, y la más cercana desde el municipalismo o las experiencias que han aportado las plazas quincemayistes.
La reivindicación frente a la involución democrática tiene un doble aspecto en el Estado y en las regiones nacionales como Cataluña, Euskadi, Nafarroa y Galicia. Supeditar la vertiente democrática a lo social, o el hecho social al nacional, es estrellarse en contra el muro de cada pueblo; diluir o intentar negar o ir en contra de la soberanía nacional para afirmar la prioridad en lo social, es confundir vertientes diferentes, como si sólo existiera una soberanía neutral que resulta ser española. ¿Es o no la soberanía española un sujeto político y jurídico soberano precisamente nacional? Por lo menos está explícito en la letra y el fondo de la Constitución española. Por ello el Tribunal Constitucional pudo tumbar la renovación del Estatuto y suspender la declaración de soberanía del Parlamento catalán. La legalidad española afirma la soberanía nacional española y niega la soberanía nacional catalana, vasca y gallega.
EUiA se encamina en una estrategia de ruptura democrática de la constitución, con la defensa de procesos constituyentes catalán, español y europeo, un proceso de procesos de ruptura. La Consulta para decidir, vinculante, es el elemento democrático para ejercer la soberanía con la decisión libre de la ciudadanía en Cataluña. EUiA forma parte de la tendencia de fondo de la libertad en Cataluña. Cuanto más popular, masiva, consciente y comprometida sea la Consulta y un proceso constituyente, más introducirán de forma natural y firme la visión, reivindicaciones y necesidades sociales de la población trabajadora.
La reforma constitucional es una quimera. La reforma no es posible porque no la quieren ni el PP ni el PSOE, ni dispone de una movilización multitudinaria que presione a España, como sí ocurre en Cataluña por la independencia y el Nuevo estado. Debe haber también un proceso de ruptura y constituyente en España y esto supera en mucho una reforma. Ni la monarquía, ni el bipartidismo instaurado, pueden resolver la crisis ni las necesidades sociales y políticas españolas. La necesaria movilización por el Estado federal y la República española, ha de ir acompañado de la perspectiva de federación o confederación de Repúblicas, para permitir establecer las alianzas vitales con las izquierdas nacionales.
El Consejo Nacional de EUiA adoptó una declaración para que se haga efectiva la Consulta por el derecho de decidir, y contra la suspensión decidida por el Tribunal Constitucional de la Declaración de soberanía del Parlamento de Cataluña.
Joan Josep Nuet lo concentró con las expresiones: "Con la constitución no podemos ser ni republicanos ni libres, por eso tenemos que romperla". "El pueblo de Cataluña es soberano jurídicamente". "Para ser republicanos y por el derecho a decidir del pueblo catalán, hay que romper la Constitución".
En la 6ª Asamblea la apuesta de EUiA por la alianza entre federalistas, autonomistas, soberanistas e independentistas, con la clara defensa por la Consulta para decidir, fue acompañada de explicaciones aún negativas pero ilustrativas, como el de que esta izquierda transformadora (EUiA) no era ni anti-independentista ni anti-española.
Necesitamos plantear las cosas muy claras y concisas. Somos y defendemos a fondo la soberanía política y jurídica de Cataluña. Somos parte del pueblo catalán y defendemos irreductibles las necesidades sociales y políticas de la mayoría trabajadora. Por lo tanto la mayoría social y democrática es la que dispone de más probabilidades de representar los intereses del conjunto popular y nacional, siempre que denunciemos, combatamos y no conciliemos con los poderes económicos y las sanguijuelas financieras del llamado 1%.
Es hora de implicación y fomento de los organismos unitarios que defienden el derecho a decidir.
A las fuerzas como EUiA que promueven un nuevo espacio, incluso con diferentes nombres, les es necesario asumir coherencia con lo que están defendiendo. La defensa de la libertad soberana de Cataluña será más sólida y efectiva con la propuesta de proceso constituyente para un Estado propio. Si lo queremos democrático se trata de una República catalana. Una República que se relacione libremente con los demás Estados de España, de la Península Ibérica y de Europa.
Cada pueblo soberano debe ser quien decida si quiere un único Estado español, o una federación de Estados, o confederación, o que no haya ninguna relación.
Otro aspecto básico afrontado por EUiA en el Consejo Nacional es la apuesta nítida estratégica para la confluencia de todos los espacios, plataformas, sujetos, tanto las originadas desde los colectivos organizados políticos, los sindicales o las expresiones surgidas de referencia ciudadana desconfiada y desencantada de los partidos.
Tenemos en cuenta la propuesta de la plataforma Por un proceso constituyente, con el llamamiento de Arcadi Oliveres y Teresa Forcades, con el apoyo de los portavoces de Revolta Global e Izquierda Anticapitalista. Aunque de momento esta nueva plataforma no quiera a partidos y sindicatos, es claro que ni los segmentos organizados partidistas ni los que se quieren organizar como referente de la sociedad civil, pueden avanzar en lograr un frente o bloque de izquierdas potente sin juntar y compartir programa y fuerzas.
"El Nuevo Espacio debe funcionar por abajo. Cada pueblo y barrio tiene una realidad diferente". JJ Nuet apostaba por confluir, desde cada pertenencia y realidad cívica, social, sindical o política.
La izquierda transformadora debemos abrir un escenario de Rebeldía, Desobediencia y Insumisión, y de Alternativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada