23/5/13

Defensa de los Convenios ante la ultraactividad



De la Carta de La Aurora. La reforma laboral es uno de los más grande ataques contra los derechos de la clase trabajadora. Ha facilitado y permitido llegar a 6.000.000 de personas paradas, el recorte de salarios, miles de ERE... Y ahora quieren cargarse los convenios colectivos. El 7 de julio, centenares de miles de trabajadores pueden quedarse sin la aplicación del convenio colectivo, otros a finales de año. Esto es lo que se llama ultraactividad.

Más de 1.400 convenios colectivos están bloqueados por la intransigencia de las patronales que esperan que venzan para dejar de aplicarlos. Se han denunciado 255 inaplicaciones de revisiones salariales previamente pactadas. Y, a todo esto, tenemos que añadir una gran cantidad de trabajadores que no tienen convenio y están sumidos en la más absoluta precariedad.
Como dice una declaración de CCOO y UGT en Catalunya: "La pérdida de los convenios por la cláusula de ultraactividad afecta a todos. Esto supondrá que decaigan todos los derechos conseguidos de todos los convenios que no se renueven; que quien tenga un convenio de ámbito superior, pase a tener otro con condiciones peores, y que quien no lo tenga, tome como referencia el Estatuto de los trabajadores y el salario mínimo interprofesional (645 euros). Por eso, lucharemos para que ningún trabajador ni trabajadora se quede sin convenio. "

En Catalunya se ha convocado una jornada de huelga y manifestaciones para el día 23M, en todo el Estado se preparan iniciativas en el mismo sentido. Tiene que ser el punto de partida para una movilización más general y sostenida para impedir que gobierno y patronal impongan sus condiciones, que en esta situación de crisis, de paro y de recortes será un duro golpe para el conjunto de la clase trabajadora. Tenemos que evitarlo.

Es también un golpe directo al sindicalismo. Todos los planes de las políticas neo-liberales consisten en debilitar y/o aniquilar lo que representa una barrera y una oposición organizada y el sindicalismo de clase es una de las principales herramientas de defensa y de lucha. Es verdad que a veces sus dirigentes no están a la altura, que hay sectores trabajadores que tienen dudas sobre su utilidad, pero la mayoría de las conquistas se basan en la lucha sindical y las cosas serían mucho peor sin el sindicalismo.

Si gobierno y patronal logran imponer la ultraactividad de los convenios, el sindicato se debilitará, las empresas buscarán los acuerdos individuales con los trabajadores o favorecerán a los sindicatos corporativos y amarillos. Todos saldremos perdiendo. Habrá que continuar luchando.

Un banquero en la cárcel
Miguel Blesa fue durante años, como presidente de Caja Madrid, señor de horca y cuchillo de la economía madrileña en los quince años del boom económico especulativo. Pasó una noche en la cárcel. El juez le acusa de ser responsable penal de la compra ruinosa de un banco en Florida e investiga imputarle por el escándalo de las preferentes (3.000 mills.; 200.000 afectados). El cajero de Aznar y Esperanza Aguirre es el primer responsable de la crisis financiera entre rejas. ¿Seguirán los directivos de Banco de Valencia, NovaCaixaGalicia, Rato…MA Fernández Ordóñez…? Lo que es evidente es que la gravedad de la crisis social y económica, la incapacidad técnica del Gobierno Rajoy, la presión de los movimientos sociales, han roto el consenso de las clases dominantes y dado la autonomía suficiente para que algunos jueces puedan actuar más allá de las limitaciones del régimen. Aunque ante la justicia hay algunos más iguales que otros, hay veces que la injusticia es tan mayoritaria que se hace insostenible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada