25/11/11

El día después

Alberto Garzón, en la Convocatoria social.
¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo tanta gente trabajadora puede votar a la derecha recortadora, al PP, CiU, PNV, también UPyD?, ¿Cómo puede dejar el desencanto en caída libre al PSOE, "recortador por el bien de los intereses generales del país"? ¿Cómo una tan amplia desafección a la política, a las instituciones, a los partidos y los privilegios de los políticos puede permitir una mayoría tan patente de la derecha? ¿Por qué la indignación, la acción sindicalista, las movilizaciones contra los recortes han ido en gran parte a la abstención y, en una parte muy valiosa y pequeña, a las izquierdas coaligadas de los trece partidos de la coalición tejida desde y con IU, incluida la expresión catalana que tanto se hizo rogar, pues no quería a IU y hacía acuerdos con Equo? ¿Cómo se explica el fenómeno del gran avance de Amaiur en Euskadi?
Ha ganado la derecha dura, sobre todo PP y CiU. Se ha hundido el PSOE (y PSC-PSE). Ha ganado Amaiur. Ha progresado como chispa de futuro la coalición la izquierda entorno IU, con ICV-EUiA-CHA. Ha fracasado el proyecto ecologista Equo, queda el diputado de Compromís, muy escorado hacia amigos de las derechas catalanas, a pesar del apoyo de ICV. Queda en el aire el esfuerzo de la candidatura Anticapitalistas de postularse de referente de la indignación 15 M, no hay por el momento base social juvenil suficiente para un proyecto político de liderazgo de la izquierda al margen de las organizaciones trabajadoras, con la componente muy importante de los sindicatos, y sin una práctica unitaria con todas las izquierdas.
Ahora conviene entendernos todos los grupos para buscar una confluencia unitaria. Necesitamos establecer un diálogo, aprovechar toda movilización y lucha. Extender la indignación en los barrios y empresas de la mano sindicalista. Convertir la coalición de las "13" en un referente que beba y practique la inmersión en las plazas 15 M, en la acción sindicalista, en las mesas de convergencia, en la metodología de la Convocatoria social, en fin poner la refundación de IU como eje de una refundación bien profunda de la izquierda, incluida la hundida. Hay que hacerlo estableciendo los espacios adecuados y firmes para el trabajo confluente de federalistas de las diferentes concepciones, y los independentistas, sobre la base del derecho a la autodeterminación y de decidir.
En Cataluña entre la coalición y el plus de la referencia IU hemos conseguido el apoyo social para escoger tres personas diputadas y un senador. Las cuatro de la coalición, tres de ICV y uno de EUiA. Es un buen resultado para mirar la realidad cara a cara. Para empezar desde ahora mismo a reconstruir izquierda, de ponerse en manos de las necesidades sociales, de la movilización y de forja de tejido y movimiento, pero unitarios, no separados de lo que hay, no de cuchitriles para controlar los movimientos, a los y las activistas desde los privilegios parlamentarios institucionales.
De las cuatro personas electas, una aprobó los primeros recortes a los funcionarios (5%) en la época del tripartito en el Parlament de Cataluña, otras dos votaron en contra en el Senado del Estado, la cuarta y cabeza de lista movilizó contra los recortes, lo que también hicieron todas las otras tres. Todas han defendido la indignación y el 15 M, a pesar de que una participó de la indigna entrada en el Parlamento protegida por los Mossos, y aceptó la impresentable declaración institucional liderada por Mas y CiU contra el movimiento que denunciaba la sesión de los recortes catalanas.
Es hora de hacer balance, de señalar los errores para arreglarlos y no repetirlos, a la vez haciéndose fuertes con los aciertos para mirar todos juntos una lucha dura que nos toca hacer bien en conjunto. Sin rencores pero alertas y con la memoria viva.
En EUiA, tras una año de gobierno duro de CiU, tenemos todavía pendiente un debate serio sobre las políticas del tripartito, sobre el fondo y lo accesorio de estas políticas, sobre el conjunto de la experiencia de tres más cuatro años, y el desbarajuste en que terminó al retirarle la gente el apoyo, sobre el impacto de la crisis, de la política industrial y el Estatuto con el derecho de autodeterminación tildado de identitario en el tiempo de Maragall, y los hechos y no palabras (identitarias quería decir) de Montilla, o de la represión de los Mossos de Saura, con los pactos nacionales de vivienda y otros medioambientales que nos liquidaron buena parte del progreso territorial en los pequeños municipios.
¿Qué valores queremos para EUiA?, ¿Qué objetivos nos marcamos? ¿Cómo podemos enraizar las asambleas territoriales en los movimientos y organismos locales? ¿Cómo podemos hacer unos equipos de dinamización (coordinación y dirección) de manera que las asambleas y la gente activista se enpoderen? ¿Cómo podemos poner el crecimiento de concejalías y personas diputadas en función de invertir el decrecimiento y la desilusión de la base social y de la afiliación? ¿Cómo superar las estructuras tipo camarillas y de criterio político de arriba abajo, para fomentar el consenso y dinamizar equipos plurales de compromiso mutuo con criterio y capacidad política para impulsar izquierda a todos los niveles y territorio? ¿Cómo podemos hacer una Coalición adecuada entre fuerzas coaligadas con el consenso suficiente para hacerla igualitaria y conjunta? ¿Cómo la Coalición puede establecer una relación sana y fraternal con IU?, ¿También al nivel conveniente con Amaiur, ERC, BNG?
La dirección política formal de EUiA ha quedado desautorizada en una secuencia creciente en los últimos tres consejos nacionales, un compañero dice amortizada, es una buena imagen. La dirección política real, al menos en esta campaña, ha quedado delegada y repartida entre IU (el programa de la convocatoria social de las 7 revoluciones, y el trabajo por la coalición estatal plural y amplia) e ICV (el programa de la convención programática, con algunas aportaciones de EUiA). La misma concepción de la coalición real existente no es ni de EUiA ni de ICV, es la de IU y la del consejo nacional de EUiA frente a la dirección amortizada. ICV quería una coalición catalana sin IU, después al no poderla hacer cedió y se aseguró los dos primeros diputados que eran los probables. Los documentos superados por el consejo nacional de EUiA hablaban de una coalición aquí y allá, pero el consejo nacional hizo la significativa corrección de coalición aquí y allá con IU (es decir "EUiA apuesta por que esta coalición ICV-EUiA mantenga el Acuerdo electoral con IU" y conseguir el segundo diputado por EUiA).
Por suerte de todos y todas ahora tenemos diputado. A trabajar a fondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada