26/9/10

LA VANGUARDIA teme la huelga


La burguesía catalana teme las consecuencias económicas de un cambio en las políticas del gobierno, fruto de una huelga general exitosa, que llegase a contrarrestar las medidas más escandalosas de la reforma laboral del gobierno de Zapatero.

El presidente del gobierno español se comprometió antes los poderosos inversores de Wall Street, pero también estos tiburones de las finanzas dudaron de la capacidad de la burguesía española y del gobierno de sostener y profundizar el ajuste duro que la crisis económica necesita para que sus peores consecuencias recaigan en las condiciones laborales, pensiones, y sociales, de la clase trabajadora, en vez de que sean las finanzas, empresas y grandes fortunas quienes tengan que pagar la crisis que ellos y su sistema social han provocado.

Toda una página de editorial de LA VANGUARDIA para alertar de los desastres bíblicos que pueden suceder si gana la huelga. Según el editorialista el gobierno no goza de margen de maniobra para rectificar en su política. Anuncia el desastre de una marcha atrás sería para toda la sociedad, y perjudicaría a las/os trabajadores y a los sindicatos. Y afirma que no hay alternativas por parte de los Sindicatos. Termina con un canto al derecho a trabajar, al que le otorga mayor valor que el derecho a la huelga. Demagogia barata en el diario decano de la burguesía catalana. ¿A quién quieren convencer? ¿A quién quieren atemorizar? ¿Tan bajo queda el nivel intelectual en esta crisis que nuestro burgueses y sus plumíferos no osan siquiera mentar la posibilidad de un cambio en las políticas económicas que tenga en cuenta lo que necesitan y piden las/os trabajadores y sindicalistas?

Es la economía capitalista la que exhibe su gran fracaso con esta crisis. Es el sistema social burgués y el libre mercado quien rezuma incapacidad para mantener los márgenes y la tasa de beneficios de su actividad económica. Este sistema social y político condena a los generadores de riqueza, a las y los trabajadores, a pagar con sus salarios, sus condiciones de vida, su paro.

El miércoles 29 es tiempo de huelga, de parar, de exigir e imponer la rectificación de las medidas gubernamental de reforma laboral.

* En la foto Àngels Tomás, en la multitudinaria asamblea sindicalista en La Farga de L'Hospitalet de Llobregat por la Huelga General del 29 S. Publicada en un artículo de El Periódico, de Joan Carles Gallego de CCOO, titulado "29 S: Nos sobran razones".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada