15/5/15

Cuatro años del despertar 15 M: su impacto vive y amplifica


Plaza del Sol.
El sueño quincemayista de una indignación se ha transmutado en una realidad de rebeldía que determina la conciencia ciudadana, las opciones políticas, los gobiernos, Municipios, Autonomías  y al Estado.
Como un Guadiana cívico la marea de rebeldía ciudadana nace y renace. Su espíritu aflora en fenómenos distintos que sin ser una continuidad lineal, no podrían explicarse sin el impacto profundo de este 15M2011.
El PP y el PSOE se resienten seriamente. El equilibrio bipartidista del Reino de España se resquebraja sin remisión. Podemos se alza como huracán en las elecciones europeas de mayo de 2014 con 5 eurodiputados, barre las encuestas, se zampa el espacio político de IU y amenaza a los partidos del Poder, PP y PSOE. Andalucía frena en parte el arrollo de los Círculos de Pablo Iglesias, con la irrupción de un Caballero blanco de la derecha rancia y anticatalana, Ciudadanos.
15 de Mayo de 2011. Cruce de protesta universal y local. Primavera árabe. Grecia en la calle. Venezuela. Manifestación y acampada en Sol. Brutal carga de desalojo nocturno que provocó una reacción inaudita mundial. Barcelona se lanzó en cuerpo y alma a la solidaridad con la Plaza Sol de Madrid. La Plaza de Catalunya se amplificó en todas las plazas importantes españolas y en plazas inimaginables Europa y EEUU.
Mujeres de blanco.
El movimiento de las plazas asamblearias y solidarias absorbe y amplifica todas las experiencias de Foros, Anti-globalización, MMSS, campañas tipo Vivienda, hasta conquistar el corazón de la opinión pública.
En la plaza se impone la igualdad de género en los parlamentos. Después de un joven una joven, seguido a una mujer le toca a un hombre. Si se alargan, enrollan o repiten el movimiento de las manos participativas se convierte en la moderación colectiva. Si gusta lo que dicen o la propuesta, manos volteando. Si no gusta, manos desaprobadoras. Consenso y hasta votaciones.
Una regeneración y renovación profunda arrancó desde jóvenes profesionales, estudiantes y jóvenes trabajadores. Las Plazas combativas presionaban por hacer saltar el tapón generacional y de los poderes estatales, señalando a políticos y banqueros como los responsables del caos económico, de la ausencia de perspectivas de futuro laboral, saqueo de los recursos y derechos públicos incluidos los democráticos, y de corrupción.
Las anteriores  generaciones onegeistas, MMSS, Foro Social Mundial, engendraron con el choque de la crisis económica, a unas generaciones que se incorporaban a la elaboración y acción política general.
Las metodologías de participación colectiva y consensos más redes sociales y tecnología punta cibernética, consolidan el liderazgo en red y anónimo. La movilización aprende el poder de concentrarse en una o muy pocas consignas o propuestas en innumerables ciudades el mismo día. Internacionalismo generalista de lo local.
En muchas actividades se fomenta el trueque, la solidaridad, y el dar lo que puedas o consideres, pues en este mundo hay riqueza suficiente. Lo que falta es compromiso compartido y echar a los parásitos y ladrones y corruptos. Un comunismo latente e incipiente vive en esas microactividades. Un concepto de revolución se populariza para todo cambio, ético, anímico o práctico.
No estamos ante un Ave Fénix que renace con sus mismos atributos. Ahora bien el 15 M revive en situaciones y fenómenos distintos.
Se ha terminado la estabilidad bipartidista. Aumentan las incertidumbres políticas y la perspectiva de inestabilidad. La incapacidad del PSOE para conseguir la presidencia de la Junta de Andalucía es una muestra fehaciente. El sistema en el Reino de España está diseñado para ser bípedo. Andar a cuatro patas les está sentando fatal. El Reino queda desequilibrado e inestable. Esta situación facilita cambios sociales y políticos, sin perder de vista que el poder fundamental es el económico.
Las concepciones sobre revolución tendrán que centrarse desde toda vivencia concreta y hasta particular al gran poder político y económico.
La tendencia al compromiso rupturista,  reformista general y constituyente no es aún la revolución pero su movimiento y movilización combativa sí puede conducir a una experiencia revolucionaria.
Para las elecciones municipales han nacido los movimiento y candidaturas de Confluencias, con el paradigma Ada Colau (carismática líder de la PAH), con la decisión firme de ganar en común. El movimiento social parcial, y la suma de MMSS, ha hecho el gran salto a considerar  en su globalidad la ruptura política, con la participación y el compromiso ético práctico concreto, encauzado como acción respecto al Poder y las instituciones. El fenómeno Pablo Iglesias con Podemos es un elemento clave del algoritmo de lo que denominan nueva política.
El debate sobre unidad popular y poder popular, compromiso y participación, tiene el reto, el grande, de fomentar y conseguir la unidad de las izquierdas para políticas sociales de izquierdas y echar a la derecha.
Para juntar todas las fuerzas posibles, Juntos y Juntas, el movimiento de regeneración de la política necesitará reconocer y aprovechar lo mejor de las lecciones de las experiencias realizadas, imbricarse en la gente trabajadora desde las empresas, además de forjar la solidaridad y alianzas con los distintos ritmos y procesos de masas que se desarrollen en el Estado, incluidos los independentistas.
Una concepción republicana coral, libre e igualitaria, según decida cada pueblo, es la que afloraría un cambio radical en el poder político. 

Plaza de Catalunya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada