28/11/13

Dos años de gobierno PP



Dos años de gobierno PP: más recortes y más represión. De la Carta de La Aurora. Los dos años de gobierno de Rajoy no pueden presentar un balance más desfavorable.
Todo ha empeorado: el empleo, los salarios, la pobreza, los servicios públicos, la sanidad y la educación, las pensiones, las ilusiones de la juventud… bueno, todo no ha empeorado.
Los beneficios de muchas de las empresas del Ibex están ya a niveles parecidos a antes de la crisis, los más ricos de España se codean con los del resto del mundo y ha aumentado considerablemente la distancia entre los ricos y los pobres.
Esta es la España de dos años de gobierno del PP.
La continuidad de las protestas sociales, algunas con buenos resultados, como la de la limpieza pública de Madrid, y ante el peligro de que vayan a más o se radicalicen, el gobierno quiere dar una vuelta de tuerca y tomar medidas más represivas.
Ese es el sentido de las nuevas leyes que preparan. Una denominada Ley de Seguridad Ciudadana, que lo que menos pretende es defender a los ciudadanos, sino castigar las protestas, o sea una Ley Anti-protesta.
Se impondrán multas desde 30.000 euros hasta 600.000 euros por manifestaciones no avisadas previamente, hacer escraches, cortar una calle, insultar a un policía, subirse a un edificio...
También quieren modificar el derecho de huelga a través de imponer abusivos servicios mínimos. Y para añadir más ejemplos de la bondadosa política gubernamental, solo tenemos que acercarnos a las vallas de Melilla donde han instalado cuchillas para que sangren los inmigrantes que pretenden huir de la miseria.
Y en la pendiente de atacar las libertades hasta pretenden ilegalizar Herrira, la asociación de ayuda a los presos políticos vascos.
Las manifestaciones del fin de semana 23-24, contra los recortes, en defensa de lo público y de las pensiones, deberían significar un nuevo paso para acciones más firmes y amplias.
No en todos los sitios dieron resultado los esfuerzos por hacer confluir todas las luchas, todas, en una misma movilización. Y, sin embargo, no es posible golpear a este gobierno y sus políticas sin lograr el más amplio frente unitario de todas las organizaciones, de todas las mareas, de todas las protestas.
Es lo más urgente para definir un plan de lucha contra los recortes, contra los presupuestos antisociales, contra las medidas represivas que ponen en cuestión derechos democráticos básicos.
Esa es también la base para lograr una alternativa política que desde las izquierdas de todo el estado, las federalistas y las independentistas, puedan representar unas políticas opuestas a la tierra quemada del Partido Popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada