25/2/13

Golpeemos juntas

Readmisión Marcos de Telefónica.
Estamos viendo aflorar un nuevo ciclo de movilizaciones. Al calor de la acción surgen iniciativas de confluencia de los movimientos, de gran valor para el progreso en la conciencia política. También sube como la espuma el fenómeno bien patente en Italia del populismo anti-político. El foso entre sociedad civil y jóvenes por un lado, y sistema social-político y partidos adaptados a las instituciones y Estados por la otra, se acrecienta.
El encuentro Golpeemos juntas logró reunir en Barcelona diferentes movimientos sociales. La voluntad de compartir experiencias es un hecho de gran potencial que necesita acción y reflexión. Recordemos la aleccionadora sentencia de la acampada 15 M de la Plaza de Cataluña, "Vamos despacio porque vamos lejos". La acción unitaria necesita tiempo de maduración.
Los propios movimientos son el fermento de regeneración del tejido de la izquierda. La combatividad se debe volver a construir desde el subsuelo social. Los partidos que no tienen paciencia, o que quieren decidir sobre el movimiento, o representar ciertas luchas, o sueñan en determinarlas desde tribunas varias, deben empezar también para compartir, a hacer balance crítico honesto y serio de las políticas empleadas cuando se ha tocado gestión de poder, o de cuando se ha pactado según que con los poderes dominantes, o cuando se ha mirado a otra lado.
De lo que se trata ahora es de compartir juntas para construir alternativa política. Hay segmentos movimentistas que defienden que no es necesario disponer de orientación política general sobre el Poder, ni ninguna opción política. Ahora bien, al hecho social y al político le pasa como a la Naturaleza. El vacío no existe, siempre hay algo o se llena a continuación lo que se vacía.
Lo que necesitamos llenar son políticas sociales y económicas para la mayoría de la población, por lo tanto de izquierdas, con opciones políticas de izquierdas encarnadas en movimientos, entidades y organizaciones, incluidos los partidos.
#elcarreralcongrés ha sido otra experiencia curiosa y fructífera. Fue un ejercicio de reflexión de la acción, crítica a políticas temerosas y poco combativas de partidos concretos, con la participación de unas personas diputadas dispuestas a escuchar voces diferentes a los golpecitos en la espalda y saludos que se dan sobre las moquetas parlamentarias o en los despachos de los poderosos.
Nuevas formas y metodologías participativas. Compromiso desde la base social. Coherencia política, propuesta para la gente y segmentos "de abajo". Y rechazar los privilegios, son ingredientes básicos para conseguir credibilidad.
Un rasgo significativo del nuevo ciclo que se inicia es la variedad en la resistencia social. Sindicalismo, Huelgas, Movimientos Sociales, Nuevos Movimientos Sociales, Las Mareas, Jornada de Día de acción europea, etc. De todo ello hemos de asumir el reto de confluir y caminar juntas con fórmulas unitarias y compartidas.
El movimiento, como puede ser el concepto de Nuevo espacio tipo Siryza, se forjará a ras del suelo, con alianzas como la de federalistas e independentistas, y confluencia de los diferentes movimientos y actores sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada