19/2/14

Razones para que la izquierda apoye la independencia de Cataluña


De Josep Ferrer Llop en sinpermiso 09/02/14.
La izquierda transformadora puede perder la oportunidad de protagonizar un momento histórico de cambio de régimen. En la elección entre el conservadurismo unionista y la doble ruptura, no debería tener muchas dudas.
La izquierda debe estar siempre junto al dominado. Para afrontar el problema sin subterfugios, la izquierda debe empezar asumiendo que estamos ante un conflicto entre naciones: entre la nación catalana y la nación castellano/española. La plurinacionalidad del actual estado español tiene raíces históricas, mil años atrás. Pero lo que más cuenta en estos momentos es que, a pesar de los muchos avatares, el pueblo catalán sigue sintiéndose una nación diferenciada y así lo ha expresado reiteradamente. No se trata, por tanto, de un conflicto entre nacionalistas y no-nacionalistas, sino entre dos nacionalismos enfrentados. (...)
No es creíble la alternativa federal mediante la reforma de la Constitución. En particular, es desde la igualdad previa cuando pueden plantearse estructuras auténticamente federales o confederales, nunca desde el sometimiento de una de las partes. Una oferta de reforma federal partiendo de la situación actual, condicionada al beneplácito de la parte dominante y renunciando de entrada a que el minoritario tenga derecho a romper la baraja, es claramente una oferta injusta. Además es totalmente inviable (...)
¿Apelar al sentimiento unionista? Quizá conscientes de la debilidad argumental de esa tercera vía, vemos proliferar apelaciones a los sentimientos unionistas. Por ejemplo, en la reciente visita de Susana Díaz a Barcelona. (...)
Por la doble ruptura democrática. En cualquier caso, la izquierda debe prestar especial atención al análisis de clase. Obviamente, la independencia no va acabar con la política de recortes de Artur Mas, ni con la de austeridad de Merkel. Pero parece claro que sitúa a las clases populares catalanas en mejores condiciones para combatirlas. No sólo por proximidad, sino porque el nuevo escenario político será probablemente más propicio a la izquierda. En particular, la derecha verá minimizados sus argumentos victimistas e identitarios, quedando más al descubierto su voluntad neoliberal.
De hecho ya en los últimos tiempos el centro de gravedad se está desplazando hacia la izquierda moderada, y podría ir más allá si la izquierda transformadora abandonara sus vacilaciones. El movimiento soberanista popular busca liderazgos (...).
Para ello la izquierda transformadora debe abandonar sus vacilaciones, salir del rebufo del PSOE y apostar decididamente por la doble ruptura. La cerrazón de unos y la tibieza de otros nos han llevado a la degradación económico-social y al enfrentamiento nacional. Se necesita una alternativa que rehabilite internamente el estado y recomponga exteriormente las alianzas con la nueva república catalana.
No sería la primera vez que ante una movilización popular imprevista, a la izquierda le entra el vértigo del manual y se refugia en la duda y la pureza. Así, esperando “su” revolución, se queda sin ninguna.
Josep Ferrer Llop, ingeniero industrial, es catedrático de matemática aplicada y ha sido rector de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada