9/6/13

Reconocimiento a Andreu Nin en el Parlamento de Cataluña

El homenaje a Andreu Nin en el Parlamento de Cataluña se ha convertido en un acto de impacto político. La Fundació Andreu Nin, con su presidenta Mª Teresa Carbonell, colgará un cuadro del dirigente del POUM en el despacho de David Companyon, diputado y secretario 4ª de la Mesa del Parlament.
Pepe Gutiérrez-Álvarez lo explica desde las páginas web de la Izquierda Anticapitalista.
El próximo 17 del presente, tendrá lugar un acto bastantesingular en la sala de actos del Parlament de Catalunya. Ese día se ofrece un “homenaje” a Andreu Nin gracias a una iniciativa que ha sido respaldada por las cuatro formaciones de izquierdas con representación parlamentaria.
Hace ya una semana que no quedan “entradas” para el aforo que admite la sala del Parlament. Presentará el acto María Teresa Carbonell, presidenta de la Fundació Andreu Nin (FAN) catalana, y a continuación Pelai Pagés glosará la vida de Nin, un militante y un intelectual de talla, que dedicó su vida a la causa obrera y que ofreció la mayor contribución marxista sobre la cuestión nacional catalana. A continuación tendrán la palabra los parlamentarios que se apunten, y lo han hecho Oriol Jonqueras (ERC), Pere Navarro (PSC), IC-EUiA (Joan Herrera), y David Fernández (CUP). Luego habrá intervenciones de los sindicatos mayoritarios y minoritarios, de la izquierda radical, así como de actividades y entidades de todos los colores de la izquierda. Esta iniciativa ha sido posible especialmente por el empeño de David Compayon, parlamentario en las listas de ICV-EUiA por la parte de EUiA, miembro del POR y de la FAN. De alguna manera, este evento es la demostración concluyente que la batalla por Andreu Nin, que comenzó el 16 de junio de 1937, ha sido ganada por sus amigos y defensores sin el menor género de dudas. En el curso de esta batalla, sus adversarios y detractores han ido menguando hasta llegar a la total desaparición. Actualmente, apenas algún que otro “freakie” apostado en Internet o algún que otro académico sectario, se atreven a legitiminar, aunque sea ya parcialmente, la actuación del estalinismo. La última y posiblemente la más ridícula, ha sido la tratar de establecer un paralelismo entre el asesinato de Nin y el de Antonio Sesé, antiguo maurinista integrado en el PSUC.
Se ha dicho que la importancia que ha tomado el POUM, se debe a la destacad categoría de sus principales líderes (Raymond Carr). Pero sabemos que el POUM contaba con una base de implantación, y en julio del 36 se encontraba en plena expansión; había mostrado su capacidad movilizadora y unificadora previamente como “espina dorsal” de la Alianza Obrera, llevaba una ofensiva crítica contra las políticas del PSOE, la CNT y el PCE, y seguía defendiendo un programa de mayoría obrera socialista en defensa de una República democrática y socialista. También se ha llegado a decir que el factor determinante fue el secuestro y muerte de Nin. En reacción contra la cascada de documentación, películas, artículos, etc., hay quien ha comentado que podría parecer que Nin fue el muerto más importante de la guerra civil. Quizás no se trate tanto de comparar sino de explicar el porqué de esta resonancia. Podemos enumerar algunos aspectos: fue acusado, secuestrado y torturado para escenificar un proceso como en Moscú, en el que Nin habría “cantado” a la manera de Zinóviev despojado de su personalidad, proclamando la verdad de que era el jefe de la “Quinta Columna”, pero al negarse, hizo que este plan A tuviera que ser desechado; su muerte conecta con la de otros muchos, la del comunista austriaco Kart Landau, la del anarquista Camilo Berneri, la del trotskista Edwin Wolf, etc; antecede y conecta con el asesinato de León Trotsky tres años después, y en manos de casi el mismo equipo “profesional”. Por otro lado, la biografía de Nin (republicano federal, socialista, cenetista, bolchevique, dirigente del Komintern, trotskista, traductor de categoría, autor de algunas obras teóricas valiosas, etc., no es la de cualquiera.
Creo que más que un factor son muchos los factores. Menciono solamente uno: el POUM sigue siendo el partido comunista antiestalinista más importante de la historia social… Y dado que ahora existe un consenso en el rechazo del estalinismo, este no es un pequeño mérito.
Nin pues fue una víctima de esta batalla del comunismo democrático contra su deformación más grosera, una deformación que ha estado próxima a arruinar el ideal socialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada