22/6/13

El legado de Andreu Nin y el POUM



El Homenaje a Andreu Nin en el Parlamento de Cataluña permite hacer diferentes lecturas. Están englobadas en el hecho de que, desde el primer momento, la Fundación Andreu Nin lo concibió como un acto unitario yactual del conjunto de las izquierdas.
La actualidad, utilidad y futuro del legado del revolucionario secuestrado y asesinado, se fundamenta en tres versiones.
El espíritu de la Alianza Obrera de 1934. Es con las raíces de la insurrección minera asturiana y la UHP (Unidad Hermanos Proletarios), así como la rebelión catalana, incluida la proclamación del Estado catalán dentro de la República federal española. Fue un movimiento social y democrático, con un acuerdo entre partidos y sindicatos. La concepción de Nuevo espacio, la idea de una Syriza catalana, la orientación de una confluencia de espacios, sujetos políticos y plataformas, cada una con su fisonomía, bebe de concepciones profundas unitarias para conseguir un paso hacia la alternativa política de izquierdas que haga frente a la hegemonía de la derecha catalana y española.
Esta concepción, que Nin llamaba de frente único, representa la alianza entre las fuerzas reformistas, transformadores y revolucionarias. Mientras quincemayistas anti-partidistas, mareas, candidaturas y plataformas mil, sindicatos, y partidos, vayan cada uno por su lado, no hay alternativa política en el horizonte. Si cada bandería o no-bandera -política, apolítica, antipolítica- promueve o predica la unidad siempre a condición de que sea bajo su paraguas y colores, seguirá la disgregación, desunión y división. Incluso puede suceder que el último proyecto unitario, cívico ciudadano, donde se excluya a sindicatos y partidos, contribuya a incrementar la fragmentación de las izquierdas, a pesar de que todo el mundo la queramos superar. ¿Podemos cambiar el paradigma hacia una confluencia honesta, social y nacional, sin exclusiones y por tanto unitaria real?
La segunda lectura radica en la fundación del POUM por parte de la Izquierda Comunista y el Bloque Obrero y Campesino. Se trata de la alianza, la confluencia de corte programático y de partido, entre las organizaciones revolucionarias. Ahora que empieza el proceso de unidad comunista por parte del PCC, PSUC viu y el PCE, es alentador poder enfocarlo en relación a una estrategia revolucionaria, con la huella obrera, joven y de las mujeres. ¿Cuál es la perspectiva de unidad revolucionaria trabajadora para hoy en día? Cuando lo que tenemos delante es una involución económica, social y democrática de predominio del poder financiero, de la sociedad del mercado y de la gran propiedad privada, ¿cómo hacemos acumulación de fuerzas de izquierdas en la acción diaria concreta?
La tercera lectura o lección, es la alianza radical democrática. La alianza entre federalistas, autonomistas, soberanistas e independentistas. Para unos procesos constituyentes español, catalán, vasco, gallego, también ibérico y europeo. ¿Podemos vislumbrar un frente democrático nacional?
Esta semana nos ha dejado el revolucionario Toni Lecha (1942-2013), del Casal independentista El Forn de Girona, histórico del MDT, activista y promotor de la CUP, recuerdo que hace unos meses en Girona compartimos reflexiones sobre la experiencia de Nin y el POUM, precisamente en relación a la Alianza Obrera y la defensa de un Estado y una República catalana por parte de Nin.
El movimiento más masivo ciudadano democrático hoy en Cataluña lleva los lemas del "Somos una nación, nosotros decidimos" y los de "Libertad, Independencia, Nuevo Estado de Europa". Para las personas nostálgicas, la gente desmemoriada o de ideas prefijadas inalterables a la realidad, hay que tomar nota de que ha quedado muy lejano y superado el lema de hace treinta cinco años de "Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía". Ha llovido desde entonces gobiernos UCD, PSOE, PP, en el Estado, y de CiU, PSC con ERC e ICV-EUiA, en Cataluña. El NO a la Independencia y a la Consulta, de la Moción del PSC-PP-PxC en L'Hospitalet de Llobregat, con el apoyo de la dirección del PSC, es otro contrapunto a reflexionar sobre la perspectiva democrática, sobre el unionismo o el no rupturismo, cierto federalismo y la connivencia con el mantenimiento con el Estado monárquico actual de la Constitución española.
¿Cómo podría haber alianza entre federalistas e independentistas si la condición fuera unionista, sea de una u otra manera? El movimiento masivo catalán debe llevar alternativa política desde dentro de las propuestas de Estado y República catalana. El elemento principal de ruptura es aún convocar y realizar la Consulta. Y que sea la ciudadanía, la población en Cataluña quien decida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada