28/3/13

CiU y Mas no aguantan la paradoja de recortes y consulta


La crisis está servida. CiU y Mas no aguantan ni un año. La reunión secreta del gobierno catalán complementa la entrevista discreta entre el presidente Mas y el presidente Rajoy.
La Generalitat de Catalunya del presidente Artur Mas gira y cambia de nuevo hacia el entendimiento con el gobierno del Estado del PP de Rajoy, pues la clave de flexibilizar el déficit fiscal de la Autonomía catalana está en manos de Rajoy y del PP. El llamamiento de Mas a un gobierno de concentración o unión catalana entre CiU, ERC y PSC, se hace con el trasfondo del retorno al unionismo estatal con el PP y el PSOE. Las amenazas del consejero de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo, Francesc Homs, sobre que sin presupuestos y recortes no podrá haber consulta de autodeterminación, es contestada por ERC con una mayor presión para la consulta en 2014.
ERC pone entre las cuerdas a CiU abriendo la Caja de Pandora de la propuesta de consulta. Marta Rovira expuso que podría ser: "¿Usted cree que Cataluña debería ser un Estado independiente?".
El fracaso de Mas es patente. Descenso electoral importante. Dependencia de ERC y de la Consulta con la Declaración de soberanía del Parlamento ("el pueblo de Cataluña tiene carácter de sujeto político y jurídico soberano"), con el pacto entre CiU y ERC de hacer la Consulta el próximo año 2014. La corrupción que fagocita a Oriol Pujol. Necesidad de ampliar los recortes y el margen de déficit fiscal. Pérdida y erosión continua de CiU entre la base ciudadana catalana. Incapacidad de alianzas entre las entidades y fuerzas políticas comprometidas y favorables a la Consulta.
El gobierno Mas de CiU pende de un hilo. Si sigue tiene más a ver con la falta de alternativa política, sobre todo porque todavía está viva la experiencia amarga y negativa con el fracaso del tripartito de las izquierdas, que por la fuerza de CiU. Los grandes poderes catalanes, vía PP y UDC, marcan otro rumbo a CiU: Primero e indiscutible los recortes a costa del pueblo, de la gente trabajadora, del pequeño comercio, de los estamentos profesionales, de la industria y empresa media, después, si es adecuado en segundo término, la Consulta para decidir.
La traducción política es pasar del tándem Mas-Junqueras a un trío Mas-Navarro-Junqueras, con el apoyo y dependiente de un entendimiento fiscal Mas-Rajoy.
La paradoja catalana está en cómo asegurar los recortes de los 4.000 millones de euros compartidas con la realización de la Consulta, en principio, para 2014.
Resulta que la Consulta para decidir es para construir país, con la decisión soberana ciudadana sobre si se quiere o no Estado propio, si se quiere o no independencia, o si se quiere o no un Estado independiente como expresa la pregunta formulada por ERC. En cambio las políticas de recortes, de las que CiU ha sido líder, destruyen trabajo, nivel de vida y educación y futuro, servicios y derechos esenciales del mismo país a construir.
La fórmula algebraica C+R, de , o de , ha estallado al expresar su concreción aritmética de Consulta en 2014 + 4000 Millones € menos (recortes) para los Presupuestos 2014. ERC no puede asumir el coste social y electoral de unos recortes que están drenando las bases del apoyo social y cívico trabajador y popular convergente de CDC (CiU). Si se le añade los escándalos por la corrupción en que está pringada CiU y principales dirigentes suyos acompañados de prohombres del PSC, se puede tener un panorama estremecedor de que incluso la sólida hegemonía ideológica convergente sufre del mismo mal de final de régimen que padece la monarquía estatal bipartidista española.
La paradoja mencionada necesitamos enfocarla desde la movilización ciudadana para la realización de la Consulta para decidir, con una pregunta clara, sencilla y única, que sea la señal de inicio de un proceso constituyente catalán, con la voz y empoderamiento de la ciudadanía.
Necesitamos rebeldía, insumisión y alternativa social, laboral, política e institucional. Un proceso constituyente en base a la participación popular orientará con celeridad a estructurar alternativas para hacer frente y frenar los recortes que golpean a la población. Las mareas movilizadoras, los sindicatos y empresas, una democracia participativa municipalista, pueden configurar los elementos troncales de una Cataluña libre y social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada