21/1/12

Loapa presupuestaria

"Hacienda somos todos" según la propaganda estatal. Es evidente que la referencia incluye a las no mencionadas "todas". Esta máxima aplicada al dedillo se pretende extender, por parte del ministro estatal Montoro del gobierno PP, a las Autonomías y los Presupuestos autonómicos.
El anuncio de supervisión previa por parte del Estado de los Presupuestos autonómicos contempla la posibilidad de sanciones posteriores cerrando el grifo financiera de la parte de los ingresos impositivos que provienen de las autonomías.
Estamos ante un aviso de intervención del Estado a las Autonomías. En plata eso significa suspender la parte de descentralización administrativa y de soberanía política que se abrió con la Constitución monárquica del Estado de las Autonomías.
La normalización presupuestaria va con el sello de los razonamientos que envuelven las medidas de recortes contra la crisis. Recortes económicos a la población trabajadora, y recortes en la limitada democracia española.
A la crisis le sobran las Autonomías, son demasiado caras. A la crisis le sobra la soberanía ciudadana. Al Estado no le conviene ninguna soberanía autonomista. En la UE se va también recortando la soberanía ciudadana de los Estados miembros, en todo lo que atañe política económica.
La intervención estatal es un nuevo intento de loapa estatal financiera con la que se mediatiza y de hecho anula el espíritu y la función de los Estatutos de Autonomía (Ley Orgánica estatal).
Hace reír y llorar que la amenaza de intervención estatal-como si la situación de peligro de quiebra fuera sólo responsabilidad de la parte estatal-autonomista, en vez del mismo Estado, los bancos y de las directrices de la UE- se realice en medio de la parodia sobre el Pacto Fiscal, y del pacto liderado por el PP con CiU.
CiU se cobija en el PP. El PP lo aprovecha para acelerar la re-centralización y dar un golpe mortal a un Estatuto ya bastante vaciado de contenido.
¿Qué política pueden adoptar las señorías parlamentarias sino pueden decidir sobre el Presupuesto autonómico? La loapa normalizadora financiera vía intervención presupuestaria lleva a convertir la Generalitat en poco más que una Diputación grande.
Para vislumbrar un proyecto de izquierda nacional catalana, necesitamos situar este nuevo asalto a la soberanía autonómica, al Parlamento y a la Generalitat. La reacción del presidente Mas y de CiU raya la incredulidad. No es nuevo. El presidente Montilla (PSC con el tripartito de las izquierdas) dijo hasta el último momento que habría acuerdo español de respeto a la renovación del Estatuto. Con todas las diferencias hay algo que es como un cordón umbilical que une estos presidentes y gobiernos. Se trata de que siguen negociando y haciendo pactos, pero lo que no contemplan y los aterroriza es buscar el apoyo popular, movilizar la conciencia y la fuerza de la ciudadanía.
La izquierda transformadora, empezando por EUiA y la Coalición ICV-EUiA, debe denunciarlo al Parlamento. Pero mejor no hacer como el anterior consejero de Interior, Joan Saura, que confió en pactos con la vicepresidencia estatal que fueron como otros papel mojado. Lo que toca es fomentar conciencia popular, trabajadora. Aprender de lo que ha sucedido, pisar sectores sociales y territorio en defensa activa movilizada por la soberanía democrática ciudadana, es decir por la libertad de la nación catalana. Tenemos que hacer nuestra el sentimiento profundo del 10 de julio de 2010: "Somos una nación", "Nosotros decidimos".
Del Boletín electrónico de EUiA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada