16/1/12

Izquierda nacional catalana

Un movimiento y un proyecto de izquierda nacional catalana transformadora, o si se quiere de izquierda transformadora nacional catalana. Iniciemos el debate, abrámoslo a la gente trabajadora y la juventud, convirtamos-lo en orientación política para la 6ª Asamblea.
Quien abre ahora la caja de los truenos es ni más ni menos que el primer ministro, conservador, de Su Majestad en Gran Bretaña, en referencia al grado de autonomismo o independencia de Escocia.
Como explica Juanma Romero en Público: "Todo se aceleró el pasado lunes. David Cameron, el primer ministro británico, un "apasionado" partidario de mantener la integridad territorial de Reino Unido, lanzó su órdago (FMS: el Partit Nacional Escocés, CNP en inglés): si los escoceses ansían un referéndum de autodeterminación, lo tendrán cuanto antes, en un plazo de 18 meses."
La burguesía inglesa hizo 180º con el acuerdo político que permitió finalizar con el terrorismo del IRA, e incorporar el Sinn Fein y su opción independentista en la lucha política de Irlanda del Norte. Ahora hace un giro en Escocia. Podemos pensar que tiene que ver con la flema británica, pero de lo que se trata es de una mínima concepción democrática.
¿Escocia e Inglaterra son Europa? ¿La antigua Yugoslavia es Europa, con las Repúblicas balcánicas independizadas cada una con apoyo de potencias diferentes? ¿Chequia y Eslovaquia de la antigua Checoslovaquia son Europa? ¿Porqué en España, el Reino de España, todavía son tabú las libertades nacionales a pesar de que una nación y pueblo "lo ansíen"?
Lejos quedan las proclamas de independencia sobre la patria y el Estado de Francesc Macià (1931) con la "República Catalana dentro de una federación de Repúblicas ibéricas", siguiendo la estela del Pacto de San Sebastián (1930), y por parte de Lluís Companys en 1934 del "Estado catalán dentro de la República Federal española". Los presidentes Tarradellas (ERC), Pujol (CiU), Maragall y Montilla (PSC), se han cuidado mucho de tropezar con esa piedra del sentimiento democrático profundo de la nación catalana.
La burguesía catalana no está para jugarse el cuello en un proceso que pudiera dar más poder de la cuenta a la ciudadanía. La izquierda socialista y afines temen también esta libertad, a pesar de la limitada democracia del Estado español, con una Constitución lastrada por las imposiciones y concesiones a los franquistas, a su poder económico y político.
En algún momento habrá de levantarse la bandera de la libertad de Cataluña por parte de la gente trabajadora, con un proceso que junto la liberación de la opresión por parte del Estado y de la burguesía española, se comparta con la denuncia y el combate de la explotación de la burguesía nacional catalana.
La masiva manifestación del 10 de julio de 2010 estableció las demandas ciudadanas: "Somos una nación", "Nosotros decidimos".
Podemos empezar con tantear unas alianzas francas, honestas y naturales, por el ejercicio efectivo del derecho a la autodeterminación, el derecho a decidir del pueblo catalán sobre el estado propio o no, y sobre las relaciones federales, confederales o autonomistas con el Estado español y la UE.
En contraposición a otros conceptos una parte de la izquierda plantea un catalanismo popular, pero vista la Asamblea de Cataluña, esto se quedó más en "Estatuto de Autonomía" que en "Derecho de Autodeterminación". Para hacer el debate de los conceptos y realidades políticas, con las fuerzas reales que pueden dar consistencia, podemos avanzar rasgos para nuestro proyecto de movimiento. Debería basarse en movilizar a la ciudadanía como pueblo (lo que escamoteó el tripartito), establecer prioridad por lo social -derechos y servicios y condiciones de vida-, y defender los derechos de todas las minorías sociales, culturales y políticas, contra todo tipo de xenofobia y racismo de raíz chovinista catalana.
Del Boletín electrónico de EUiA.
francescms @francescms Cuando sí se puede votar publico.es/espana/416939/…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada