17/12/15

Vota izquierda, confluencias y unidad


Hay ganas de cambio. Se intuye la necesidad de otra política económica y otras formas democráticas. El 20-D va a ser unas elecciones bien reñidas.
Flota una gran duda en las posibilidades de conseguirlo. La amplitud de la ciudadanía indecisa muestra que los partidos más anclados en la Constitución de 1978 ya no son una expectativa de futuro, ni tampoco una seguridad en la estabilidad económica y política.
Incluso las tímidas propuestas de reformas en la Constitución quedan lastradas por la incapacidad de romper amarras con una herencia estatal caciquil financiera que parasita el trabajo de la gente trabajadora, aflora la corrupción, secuestra los servicios públicos, limita las libertades, mientras niega la capacidad de decidir a los pueblos que conviven en la península.
La clase dominante española, la derecha, se divide entre el PP y Ciudadanos. Un cambio de política económica, combinado con unos procesos constituyentes de rescate social y democrático, exige echar al PP del gobierno, e impedir que Ciudadanos ayude al PP, como en la Comunidad de Madrid. El PSOE está lastrado por su obediencia a la política de Bruselas, de la Troika, que es la que realiza el PP.
El cambio que se otea en el horizonte, tiene una gran hándicap en el voto para este 20-D, pues las izquierdas se han repartido en diferentes candidaturas. Unas estatales y otras que reflejan procesos novedosos en los distintos pueblos.
Las candidaturas de la izquierda emergente se basan en la fuerza ciudadana que impulsa las Ciudades del cambio. Esas diferentes candidaturas representan un estadio en una recomposición política social y ciudadana sobre nuevas bases políticas, incluida la incorporación de diversas generaciones jóvenes, que inician su compromiso y acción política. 
Su talón de Aquiles reside en que el movimiento trabajador y sindical está en una difícil situación para tomar la iniciativa movilizadora y promover sus alternativas económicas.
El voto en las elecciones del domingo 20 de diciembre tiene también el sentido de que la acción unitaria de todas las izquierdas va a ser vital desde el mismo 21-D.
La forja de alternativa política pasa por iniciar la recomposición de la izquierda desde el conjunto estatal, desde cada Pueblo, desde el movimiento sindical.
El futuro se escribe en confluència.

La Aurora llama a votar a la izquierda, a las confluencias y a la unidad.

Vota a Podemos, IU-Unidad Popular, En comú podem, Compromís-Podemos, En Marea, EH Bildu, Aldaketa.
De la Carta de La Aurora.  share on Twitter Like Vota izquierda, confluencias y unidad on Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada