31/12/15

Los de arriba tienen grandes dificultades para conseguir su gobierno



Las elecciones españolas plantean un escenario endiablado. Con el registro estatal pero con una similitud con las elecciones catalanas anticipadas de hace tres meses: las combinaciones parlamentarias para formar gobierno en ambos casos conducen a un bloqueo. Aunque la Ley electoral está confeccionada para conseguir mayorías absolutas y basarse en el bipartidismo, esto ha saltado por los aires. Los de arriba, la clase dominante dueña y señora del Estado tiene grandes dificultades para conseguir su gobierno. En estas circunstancias lo que salva a los poderes económicos y políticos es la división entre las izquierdas, junto a tibia movilización sindical y social. Para la Carta de La Aurora el elemento decisivo es la irrupción del movimiento obrero organizado (los sindicatos) en la arena política. Adjunto la carta.
Transformar la esperanza en cambio.
El resultado de las elecciones generales del 20-D ha bloqueado los mecanismos de gobernanza del régimen del 78.
La alternancia bipartidista entre PP y PSOE ha sido superada por una creciente polarización entre la defensa y el cambio del régimen. La inestabilidad se ha instalado en el reino. Y el empate estratégico, que no permite formar ninguna otra coalición de gobierno que la del PP-PSOE, con apoyo de Ciudadanos, supondría la crisis definitiva del principal mecanismo de legitimidad popular de la segunda restauración borbónica, que es el propio PSOE.
No hay otra salida que, tras pasar por la experiencia del fracaso de Rajoy y Sánchez para formar un gobierno del régimen, este se bunquerice con un gobierno de coalición o se convoquen nuevas elecciones generales a finales de abril o en mayo.
En cualquier caso, es volver al escenario de la polarización  entre la defensa de un statu quo agotado o el comienzo del cambio.
En una encrucijada similar se encuentra el movimiento popular catalán por la soberanía y el derecho a decidir. El empate de la CUP en Sabadell es el reflejo del comienzo del traslado de la hegemonía política en Cataluña de la derecha a la izquierda, de una refundación de CDC de Mas a la Barcelona en Comú de Ada Colau en conjunción con ERC, del independentismo  al autodeterminismo rupturista constituyente solidario.
En definitiva, si la República catalana se va a construir desde  la herencia del pujolismo del régimen del 78, o desde la aspiración al cambio constituyente. Desde la debilidad de un gobierno Mas surgido de las pasadas elecciones o de una alianza de izquierdas (En Comú, ERC, CUP) que pugna por emerger incluso de unas nuevas elecciones catalanas en marzo.
Las disyuntivas comienzan a definirse y alientan la polarización política y social, en un empate que tendrá que resolverse antes del verano de 2016. El elemento decisivo para volcar la pelota en juego hacia la izquierda es la reaparición estos meses de los movimientos sociales y las mareas contra la nueva vuelta de tuerca neoliberal que exige la Unión Europea: 11.000 millones de euros de recortes en inversión pública y gasto social, nueva reforma laboral, incremento de la presión fiscal sobre los salarios y el consumo…
La sanidad andaluza, con más de 90.000 trabajadores, ha anunciado ya una jornada de lucha contra la precariedad y la extensión y gestión discriminatoria de la jornada de trabajo que quiere imponer la Junta del PSOE con el apoyo de Ciudadanos.
Los ayuntamientos del cambio están llevando a cabo una resistencia social e institucional sin precedentes contra los desahucios. En el País Vasco se avecina una nueva movilización unitaria sin precedentes contra la política penitenciaria del PP. Y el movimiento obrero organizado, los sindicatos, pueden, con su defensa de la negociación colectiva, ser el elemento decisivo para determinar el giro a la izquierda en el actual impasse.
2016 será por lo tanto un año decisivo, de defensa de nuestros derechos en la calle y en las urnas, para volver a pensar juntos, desde una confluencia de soberanías, nuevas formas de convivencia y de gobierno.
De convertir la esperanza en cambio.
¡Feliz 2016 para los que hacen camino al andar y son fieles a sus pueblos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada