22/1/14

La votación de la petición 150.2 es un nuevo aviso sobre la Consulta catalana

El proceso hace camino. La Declaración de soberanía del Parlamento catalán de hace un año, Enero de 2013, ha caminado con una Pregunta doble, una fecha para la Consulta el 9 de noviembre de este año y, ayer*, la propuesta a las Cortes de utilizar el artículo 150.2 de la Constitución para organizar un referéndum en Cataluña.
La representación parlamentaria está marcada por la movilización y el clamor popular. La Vía catalana con la ANC (Asamblea Nacional Catalana) y la ciudadanía de Cataluña concienciada son el factor fundamental para que este proceso siga haciendo camino, caminando como nos iluminaba el poeta.
Todo tiende a cambiar mucho. La votación de ayer 16 de enero es un nuevo aviso. Quien no ponga el cuello por la Consulta, con una resolución favorable al anhelo popular, tendrá que plegar velas, mientras tapa las vías de agua con el apoyo del Estado coronado y de las fuerzas políticas del bipartidismo, añadiéndole UPyD y C's. Eso si no se hunde en la corriente y mar de fondo de la libertad y soberanía catalana.
87 personas diputadas a favor (CiU, ERC, ICV-EUiA (13), 3 del PSC), 43 en contra (PP (18), PSC (16), C's (9)), 3 abstenciones (CUP), 1 escaño vacío del PSC por la renuncia de un diputado que no pudo ser sustituido.
Cinco otros diputados/as del PSC que votaron NO, habían pedido el voto abstención del grupo parlamentario o la libertad de voto. Ahora hay un movimiento de apoyo a los diputados del PSC que han votado SI (Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura). Dos proyectos emergen dentro de esta quebradiza socialista. Ir hacia una acción socialista catalana que podría entroncar con la Nueva Izquierda Catalana de Ernest Maragall, o explorar vías catalanas a la izquierda del PSC, con segmentos sindicalistas y sociales. Las dos almas del PSC (la catalana y la española del PSOE) están en una evolución de búsqueda de las raíces y de explorar qué necesita la población democrática y social catalana.
Se necesitaban dos votos más para conseguir una simbólica mayoría del 75%. La CUP hubiera podido repartir dos votos a favor y uno de abstención. Pero no lo ha hecho. Ha preferido denunciar que no se conseguirá nada negociando con España. Asimismo la CUP hace constar que su SI crítico en el acuerdo sobre la Pregunta, no es incondicional. Quieren la Consulta con una legalidad catalana que emerja de la legitimidad de la aspiración ciudadana popular. No quieren que la legalidad vigente española sea obstáculo para la Consulta y menos para constituir una nueva legalidad democrática.
Hubiera preferido la esgrima parlamentaria del 2 y 1 por parte de la CUP, sin embargo se entiende perfectamente el razonamiento tant bien expuesto por Quim Arrufat. La CUP no se quiere separar de la base social juvenil que le apoya entusiasta. Hace bastante bien con este criterio.
La demanda del Parlamento vía #150.2 es para un referéndum consultivo, que debe ser permitido por el gobierno del Estado. Vistas las posiciones del PP y del PSOE, las del TC y la Corona, es patente que la vía negociadora (o variantes de terceras vías) está condenada de antemano. ¿Porqué conviene hacerla entonces y emplear un tiempo, con el peligro de generar espejismos de falsas ilusiones?
El proceso necesita para avanzar ampliar el entendimiento tácito nacional existente en muchos más segmentos populares de la gente trabajadora, sobre todo con sentimientos nacionales contradictorios como personas y parte del pueblo, en el entorno industrial y en la región metropolitana de Barcelona.
Las políticas de recortes y privatización de CiU son un escollo de gran dimensión. La amplitud de la movilización debe permitir una conciencia clara de que la lucha por la libertad de Cataluña tiene el límite claro en combatir de firme las políticas económicas y sociales de CiU, y de los poderes dominantes catalanes que perjudican a la mayoría de la población por tanto el avance del país.
Ampliaremos el acuerdo catalán si, a la organización de la Consulta, a la idea de unas respuestas favorables, le incorporamos convicción popular en abrir un proceso constituyente, un norte de República catalana, una política económica para la mayoría social.
* Se refiere al jueves 16 de Enero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada