27/6/11

Destellos de futuro

Destellos de futuro.

La rebelión de la indignación es un preludio de nuevos tiempos.

¿Qué puede aportar una tendencia marxista y revolucionaria como el POR al movimiento? ¿Necesita un movimiento de este tipo a las tendencias revolucionarias y al POR?

¿Una gran coalición contra la marea conservadora electoral y gubernamental?

"Lo llaman democracia y no lo es".

Vamos despacio porque vamos lejos.

Con estas ideas presenté el documento político general en el Congreso del POR. Adjunto la intervención.

Destellos de futuro.

Compañeros, compañeras, un saludo a todas las personas y delegaciones participantes en el Congreso, a la afiliación y a las invitadas.

Desde septiembre pasado la arena de la lucha de clases se ha movido, se ha agitado. En el último mes se ha acelerado con la eclosión de la movilización de la indignación con la rebelión y la voz del movimiento 15 M de las asambleas masivas en las plazas. Hay vida entre la juventud. Ha prendido la luz contra la involución de la austeridad recortadora.

Llevamos tres años y medio de crisis profunda. Unas políticas derechizadas que golpean y provocan el descenso de las condiciones de vida, laborales, democráticas, y de perspectivas de futuro. Casi cinco millones de personas en el paro atenazan a la población trabajadora, sobre el infierno de la destrucción de puestos de trabajo. Predomina la involución conservadora.

La crisis del sistema económico capitalista, la crisis del sistema político democrático, evoluciona destructiva con la imposición de las medidas de las políticas burguesas hegemonizadas por el capital financiero.

En el terreno político electoral ha conducido a una gran marea azul, reaccionaria, de la derecha política, del PP en el Estado, y de CiU en la Autonomía de Cataluña. La crisis ha barrido a los gobiernos autonómicos de las izquierdas. Con el contrapunto del progreso de la izquierda abertzale en Euskadi. La próxima ficha candidata de este amargo dominó parece ser el gobierno estatal del PSOE de Zapatero-Rubalcaba.

Hay un giro generalizado a la derecha que no puede pararse con liturgia parlamentaria. Si hay un atisbo de posibilidad de hacerle frente es desde el sindicalismo de las empresas, y desde fenómenos nuevos como la movilización de la juventud indignada. Es decir en que fragüe la confluencia, la convergencia, el diálogo, la mediación, de las fuerzas movilizadas del trabajo y de la juventud.

La rebelión de la indignación es un preludio de nuevos tiempos.

Este movimiento quince-de-mayo (15 M) es un revulsivo beneficioso, es un factor positivo que todo el mundo ha de tener en cuenta y que ninguna fuerza va a poder ignorar.

¿Cuáles son los antecedentes próximos del movimiento de la indignación? Tenemos la referencia de los movimientos democráticos revolucionarios en los países árabes. Tenemos la gran manifestación de Lisboa de los Jóvenes sin futuro. Tenemos la experiencias de las movilizaciones simultáneas en las ciudades de V de Vivienda. El importante recuerdo de los cientos de miles y millones contra la guerra de Irak. Las experiencias colectivas asamblearias de los Foros Sociales Mundiales.

El caldo de cultivo de la indignación se cuece también en la movilización sindicalista y la huelga general del 29 Septiembre pasado, donde ya detectamos una significativa participación ciudadana de la juventud. En Cataluña en el sentimiento por la libertad democrática nacional que afloró en la gran manifestación del 10 de julio pasado contra el golpe del Tribunal Constitucional al Estatut catalán y a favor del "nosotros decidimos". Reciente están las movilizaciones semanales contra los recortes del gobierno de CiU, con la importante manifestación del 14 de Mayo. En el País Vasco con la nueva estrategia democrática por parte de Batasuna, que ha catapultado a Bildu, al forzar los corsés de prohibiciones e ilegalizaciones de la Ley de partidos políticos.

Unas de las bases de la indignación es la frustración y la decepción. Frustración por las causas y negras perspectivas que genera la crisis económica. Decepción generalizada en la incapacidad de los partidos de las izquierdas en defender la movilización y sus propias propuestas programáticas. Decepción en las políticas derechizadas de las izquierdas en los gobiernos que favorecen a las grandes empresas, especuladores y finanzas (Bancos) mientras perjudican a la clase trabajadora y a la ciudadanía popular. Decepción al truncarse el movimiento iniciado con la huelga general. En fin, decepción con la democracia vigente y sus instituciones que obstaculizan la participación, mientras excluyen a buena parte de la ciudadanía de poder decidir y poder determinar las políticas que se ejecutan. Y las componentes principales que se golpean son la juventud, las mujeres, la población inmigrada.

La voz de la juventud indignada se ha abierto paso a través del movimiento quince-de-mayo (15 M). Hay acción, hay movilización, se inicia una estructuración, debaten y deciden. Generan propuestas sociales, democráticas, denuncian, critican, atacan -y hacen bien- las causas de la corrupción, exigen transparencia y control del estamento político profesional, desconfían profundamente de los aparatos profesionales de los partidos políticos, y también de los sindicatos. Hay la ilusión de partir de cero y hacerlo todo nuevo. Lo importante es que hacen camino, aunque falte aún el rumbo. Por eso hemos de hacer este camino con la juventud. Un camino que necesita ampliarse, compartirse, y orientarse con las experiencias sindicales y revolucionarias de la clase trabajadora. Hagamos este camino y, sin violentar ni manipular ningún ritmo de conciencia, aportemos con humildad y naturalidad los utensilios, los análisis, los conocimientos de crítica a fondo de las causas de la evolución económica y de esta sociedad.

¿Qué puede aportar una tendencia marxista y revolucionaria como el POR al movimiento? ¿Necesita un movimiento de este tipo a las tendencias revolucionarias y al POR?

Las tendencias revolucionarias no estamos para decirle al movimiento lo que debe hacer, ni para veleidades de dirigirlo artificialmente, ni para ejercer como minoría de control. Nos interesa y mucho que el movimiento progrese desde su propia experiencia y conciencia. Nuestra función es en primer lugar aprender de sus propuestas y formas de colectivización. En segundo lugar ofrecer y practicar nuestra colaboración, en igualdad con sus componentes, con nuestro fermento crítico de las lecciones y la comprensión revolucionaria con las ideas de una sociedad sin clases ni explotación, una sociedad solidaria en igualdad entre las personas, y entre las mujeres y los hombres. En este sentido aportamos nuestra elaboración colectiva y una comprensión de la esencia del programa de las revoluciones. En tercer lugar aportamos la defensa de la necesidad de confluir con la juventud trabajadora en primera instancia, y con la clase trabajadora en general. Unidad y movilización unitaria es imprescindible para extender, descentralizar, y estructurar la movilización y el movimiento de la indignación.

¿Una gran coalición contra la marea conservadora electoral y gubernamental?

En los movimientos como el 15 M, en los movimientos sociales, hay una idea de poder progresar al margen del sistema económico, social y político establecido. Esto llega a focalizarse en los partidos con los asertos del "todos son iguales", o del "que se vayan todos" de Argentina. Es una concepción ilusoria pues a la dominación de clases de la burguesía hay que combatirlas con todos los instrumentos posibles. Uno de ellos es también en las elecciones, los parlamentos y los gobiernos.

Para combatir y frenar las políticas de ajuste y austeridad con los recortes presupuestarios y de todo tipo en lo social y laboral, hace falta la unidad también con alianzas y frentes de las organizaciones políticas de base trabajadora, con todas las que tienen sus pies en las capas de la población afectadas por la crisis.

Ha empezado a circular la propuesta de una gran coalición de toda la izquierda a la izquierda del PSOE. En muchos casos también se necesitará ampliarla a lo que represente la base social del PSOE. Hemos de fomentar esta posibilidad política de una forma que sea factible. Veo tres elementos para estas alianzas: a) las políticas comprometidas con las necesidades trabajadoras, y que impliquen movilizar a la base social y a la ciudadanía contra la crisis y quienes la producen; b) una renovación profunda de partidos y dirigentes implicados en recortes de austeridad; c) conseguir la credibilidad mínima suficiente con la movilización social y democrática, en vez de limitarse en el aspecto electoral.

A la izquierda del PSOE nos necesitamos todas las organizaciones. Desde IU y EUiA, pasando por ICV, incluyo a Equo, hasta la extrema izquierda extraparlamentaria y la independentista. Un arco político que vaya desde las tendencias reformistas que pretendan resistir a las políticas de austeridad y ajuste, a la denominada izquierda transformadora, la anticapitalista, independentista, y las tendencias revolucionarias como la nuestra.

Pero somos conscientes que las combinaciones y maniobras electorales están condenadas al fracaso cuando se perciben como un trapicheo para mantener lo mismo, o para ocupar el poder político cueste lo que cueste, en el sentido de la condescendencia con el mismo poder económico que se necesita combatir. También sabemos la dificultad que implica los diferentes ritmos y organizaciones políticas en Madrid, Cataluña, y Euskadi.

En Madrid frenar al PP y frenar a UPyD, necesita de alianzas amplias en las que es difícil no mirar a las organizaciones del mismo PSOE.

En Cataluña, han de abrirse dos líneas claras de actuación: una, la social con unos acuerdos de fondo con la izquierda estatal, sobre la base del federalismo con el derecho de autodeterminación; otra, la libertad democrática nacional con la demanda del derecho a decidir.

En Euskadi, la perspectiva se juega en el campo del potente movimiento social de la izquierda independentista (con Bildu), y acuerdos también con la izquierda estatal que respete el derecho a la separación según la población pueda decidir en libertad.

"Lo llaman democracia y no lo es".

José Luis Sampedro lo ha dicho de otra manera, "la democracia está pervertida y secuestrada"."El sistema está roto y perdido, por eso tenéis futuro". La democracia que conocemos no funciona. Los partidos existentes no resultan útiles para hacer oír la voz joven y popular. Entonces... ¿hemos de pasarnos a promover el extraparlamentarismo?... ¡De ninguna manera! No es la opción de nuestra tendencia. Hemos de fomentar junto a las otras tendencias un cambio de 180º en los instrumentos y partidos parlamentarios para volverlos contra los dueños burgueses del Estado.

Vamos despacio porque vamos lejos, se lee en las plazas con mucha razón. Sirve también para las tendencias revolucionarias. Es un lema útil para la refundación de la izquierda propuesta por IU. Incluso las Mesas de convergencia harían bien en girar completamente a la experiencia asamblearia, contribuyendo a la descentralización y estructuración del movimiento quince-de-mayo (15 M).

Pero... ¡no quieren a los partidos!... ¡No quieren decisiones ajenas impuestas!... ¡Gritan, denuncian y asedian a los parlamentarios que representan la soberanía popular!. Pero... ¡si eso es salud democrática, compañeras y compañeros!

No es digerible la imagen de unos parlamentarios que se alejan de la movilización social para votar contra los recortes, pues estos votos pasan desapercibidos, y en cambio se encuentran haciendo piña corporativa con la mayoría parlamentaria recortadora en una criminalización pueril del movimiento quince-de-mayo (15 M). Es claro que para regenerar y refundar la izquierda se necesita un vuelco completo, una ruptura desde la inmersión social.

Unidad y movilización unitaria. Como se prepara para mañana por la tarde. Con la confluencia real del movimiento 15 M y la convocatoria sindical de CCOO. Este es un buen camino, un preludio de nuevas y fructíferas convergencias sociales y sindicales.

Nuestra tendencia se pone de pleno en este camino de movilización unitaria.

Nuestra tendencia contribuye en el movimiento y se transforma.

Nuestra renovación forma parte de este camino de futuro, porque vamos lejos aunque vayamos despacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada