5/11/15

Polarización e inestabilidad son consecuencia del 27 S catalán que aboca a un inicio constituyente



Varios artículos ahondan en las claves del proceso catalán. ¿Habrá la fuerza suficiente para proseguir el envite? ¿Se realizará con un cambio de hegemonía a la izquierda o la derecha mantendrá su liderazgo? Las elecciones generales afectarán el proceso soberanista, pero habrá que ver en qué dirección. Se debate de hasta qué punto puede haber unilateralidad en la ruptura democrática, o hace falta una combinación de proceso de procesos constituyentes.
Adjunto unos enlaces y extractos de david Companyon y Xose Manuel Beiras en SinPermiso, otro de Jordi Matas Dalmases en El País.
Las elecciones catalanas en clave deruptura constituyente. David Companyon 18/10/2015. Las elecciones catalanas nos muestran una fotografía compleja de la sociedad catalana, que implica diversas lecturas. La más analizada ha sido la plebiscitaria, pero también cabe otra: la ruptura constituyente.
La participación del 77% ha sido la más alta en unas elecciones catalanas (y la segunda mayor en toda la historia tres las elecciones generales de 1982) muestra que para la mayoría lo que se estaba votando era excepcionalmente importante y no la antesala de las generales del 20D.
La principal conclusión excepcional es que el “status quo”, el orden institucional surgido del Régimen de la restauración monárquica del 78 ha salido derrotado de las urnas. Y ese cuestionamiento no se hace en clave de reforma, sino de ruptura, una ruptura que tiene como asignatura materializarse.
Una ruptura en Catalunya con el Régimen pero no necesariamente con los pueblos que conforman el Estado Español. Una ruptura que la izquierda transformadora española (Podemos, IU…) debe apoyar como la parte más avanzada de la que ha de darse, debería darse, en el resto del Estado. Si el movimiento soberanista (democrático y constituyente) saliese derrotado en Catalunya (política, judicial o militarmente) sería en beneficio de las fuerzas políticas y sociales en las que se sustenta en Reino de España y su régimen y lo sería en detrimento de las fuerzas que abogan por procesos constituyentes en Catalunya, España y Europa. (…)
El Régimen ha quedado derrotado en las urnas, también es cierto que no ha sido vencido. C’s y PP, que niegan a Catalunya la condición de nación, contrarios a cualquier solución pactada ya sea un referéndum o una reforma constitucional, consiguieron sólo un 26,4% de los votos (17,9% C’s + 8,5% PP) con un cambio cualitativo en la correlación de fuerzas: el PP pasa de 19 escaños a 11 y C’s de 9 a 25. (…)
Una lectura únicamente plebiscitaria de las elecciones nos mostraría el triunfo de la hegemonía política del independentismo. Es la fuerza mayoritaria en la sociedad catalana y, como se vio el 11s, la única parte movilizada. Las fuerzas apoyadas por el Assemblea Nacional Catalana (ANC) representan el 47,7% de los votos, la suma de Junts pel Sí (39,5%) i la CUP (8,2%), mayoría absoluta de escaños: 62 de JxSI i 10 de la CUP, pero no alcanza el 50% de los votos.
Pero se han producido cambios significativos en la correlación de fuerzas dentro de esta hegemonía: Junts pel Sí (que agrupa a Convergència, ERC e independientes) pasa de 71 diputados a 62 y, la más relevante, CDC sigue retrocediendo (de 62 a 50 diputados en 2012 y ahora 30 en 2015 más 4 independientes afines), ERC se mantiene en 21 diputados (más 7 independientes cercanos a la formación de Oriol Junqueras). La CUP triplica escaños, de 3 a 10. (…)
En medio tendremos las generales el 20D y la clave de estas elecciones, desde la izquierda, será: “Echar a Rajoy”. (…)
A medida que pasen los días, se irá abriendo paso una lectura menos plebiscitaria y más en clave de ruptura con el Régimen y su Constitución, de agotamiento del "status quo" y del autonomismo, de las fuerzas que son favorables a un proceso constituyente y el ejercicio de la soberanía de Catalunya. La suma de estas fuerzas es superior a la lectura plebiscitaria, pues hay que sumar Catalunya Sí Que Es Pot. Serían 83 diputados sobre 135.
Aunque casi no aparezca en ningún análisis, las elecciones del 27s han mostrado como en el espacio político del campo soberanista (independencia y/o derecho a decidir) la izquierda  (ERC, CSQEP y CUP) favorable a la ruptura democrática, el proceso constituyente y a un programa de rescate social sigue aumentando sus escaños 49 (+12) y supera a CDC 34 (-16).
¿Deberían implicarse la izquierda transformadora, los sindicatos y movimientos sociales en contribuir a la acumulación de fuerzas para avanzar hacia la ruptura democrática? o ¿deben mantener una posición de verlas venir? Creo que Mas preferiría la segunda para así concentrarse en presionar sólo a la CUP y mantener a raya a ERC.
¿Y un gobierno no presidido por CDC? Un gobierno constituyente y  no continuista de las políticas neoliberales y privatizadoras, con un programa de rescate social, que aplique la ILP contra desahucios y pobreza energética, la Renta Ciudadana Garantizada, acabe con el desmantelamiento de la sanidad pública, el megaproyecto especulativo de casinos del BCN World o implante un impuesto a las grandes fortunas. ¿Podría ser aceptable un gobierno (apoyado desde dentro o desde fuera) que tuviera una mayoría situada a la izquierda y que contara con consejeros de CDC? Recordemos las “cuentas”: CDC 34, ERC 28, CSQEP 11, CUP 10. (…)
La cuestión decisiva es que la posibilidad de una ruptura política es real,  confirmada en las urnas, la dificultad está en encontrar sus expresiones prácticas. Serán positivos todos los pasos que se den en esa dirección, construcción de una legalidad catalana y la desobediencia a leyes impuestas, y también en sentido positivo las medidas prácticas de respuesta a la crisis social, plan de emergencia contra la pobreza, medidas sociales, etc. Esas dos caras de la misma moneda son las que pueden ampliar, aún más, el apoyo social para una ruptura republicana, una República Catalana basada en la libertad, la igualdad y la fraternidad con el resto de pueblos.

Qué, cómo, cuándo y a quién investir. Existen dudas sobre el comportamiento de la CUP, sobre quién será el candidato definitivo y sobre si habrá algún cambio de candidato en el proceso de investidura. Jordi Matas Dalmases19 OCT 2015.
En los próximos días se constituirá el nuevo Parlament surgido de las elecciones del pasado 27-S. Entonces veremos si la mayoría absoluta de diputados independentistas cumplirá el compromiso electoral de declarar solemnemente el inicio del proceso de independencia y también qué diputados electos, tras hacer sus tardíos cálculos personales, renunciarán al acta de diputado ante una legislatura no apta para pusilánimes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada