9/4/13

La República como alternativa


En la Carta de La Aurora se plantean procesos constituyentes en clave de soberanía republicana para construir alternativa política desde los cimientos de la sociedad.
La República como alternativa. La crisis de las instituciones de la Segunda Restauración Borbónica, surgidas de la Constitución de 1978, continua imparable. La imputación de la Infanta Cristina en el caso Urdangarín es un paso más hacía una abdicación de Juan Carlos I, que piden en la prensa hasta los propios monárquicos con la esperanza de salvar la corona. El presidente de la Xunta de Galicia, Feijoo, ha resultado ser un viejo e intimo amigo de un narcotraficante hoy en prisión. El expresidente y la actual presidenta de Navarra, cargos de su gobierno y el alcalde de Pamplona están implicados en el escándalo de Caja Navarra. El caso Barcenas-Gürtel ha puesto al descubierto el entramado de la financiación ilegal del PP, apuntando al propio Rajoy.  Es la burbuja político-financiera del capitalismo de amiguetes depredadores del presupuesto en que se ha basado este régimen el que esta estallando por los cuatro costados.
El PSOE de Rubalcaba, traicionando la herencia histórica de Pablo Iglesias y Largo Caballero, se ofrece como último soporte de la monarquía y del sistema bipartidista de turnismo. Junto con el PP, los dos partidos dinásticos, caen en picado en las encuestas y hoy suman menos del 50% de los votos. El principal activo de este sistema corrupto es tener la mayoría parlamentaria suficiente para que no se celebren elecciones hasta 2015 y las urnas pongan de manifiesto hasta que punto no nos representan.
Después de 6 años de crisis económica ininterrumpida, 26% de paro, 27% de pobreza, la bancarrota de Chipre y segundo rescate que se anuncia para Portugal, siguen sin abrir ningún horizonte en una crisis del euro agravada por las políticas neoliberales de austeridad. Para cada vez más sectores de la población es evidente que este camino solo lleva al desastre más pronto que tarde. Pero también hay que constatar que, a falta de una alternativa política creíble, los ya largos tres años de movilizaciones sociales que inaguraron el 15-M, con dos huelgas generales incluidas, comienza a dar señales de cansancio.
Necesitamos construir esa alternativa y necesitamos abrir un horizonte de procesos constituyentes. Que decidan los ciudadanos y retomen en sus manos su destino. Eso y no otra cosa es la República que queremos. 8 de abril de 2012

Portugal después de Chipre. La crisis del euro anuncia un nuevo episodio tras la bancarrota de Chipre. Mientras en Italia la inestabilidad política se hace crónica bajo el chantaje de Berlusconi, en Portugal el Tribunal Constitucional ha declarado ilegal el último paquete de contrarreformas neoliberales impuestas por la Troika. El gobierno Coelho anuncia una nueva vuelta de tuerca de austeridad, mientras el país clama en la calle ¡que se joda la Troika! y pide elecciones ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada