9/7/11

Mitos del ni uno ni otro que benefician al PP.

Veamos las razones que se barajan y los mitos en liza: "Las políticas del PSOE y el PP son las mismas, perjudican a la gente trabajadora". "El PSOE y el PP son lo mismo, no son de izquierdas, o son los dos de derechas, son caciques, gobiernan para la clase dominante". "El PSOE ha pactado con el PP las políticas y perjudicado a IU". "El que gane el PP hará reaccionar y habrá pelea, IU podrá entonces capitalizar la reacción". "El PSOE se lo tienen bien merecido, la gente lo ha castigado y no le ha votado suficiente para gobernar". "Hay de respetar la voluntad democrática de las bases y la autonomía de las direcciones de las Federaciones."

A estas razones podemos de reflexionar con las siguientes, entre otras:

Con la victoria del PP se perjudica seria y objetivamente las condiciones de la clase trabajadora.

El PP hará un ataque mucho peor a la clase trabajadora y a la población; simplemente las condiciones objetivas trabajadoras sufrirán más y serán más dañinas; será más difícil construir alternativa de izquierdas a partir de la izquierda que ha permitido el gobierno y las políticas de la derecha.

Se alejan las posibilidades de construir alternativa de izquierda, pues esta victoria del PP es con la aquiescencia y favorecida por la actuación política de IU (por abstención o voto de la propia IU, pero no contra ni impidiendo al PP).

Se produce una discrepancia entre la militancia y la población votante de IU. Si bien es cierto que la base electoral no ha dado los votos y ha retirado la confianza o se ha desencantado del PSOE por sus políticas, es claro que las elecciones permitían juntar los votos del PSOE e IU, al menos en la investidura para que no gobernara el PP. No juntar los votos de IU con los del PSOE es un ejercicio de ceguera política, pues la conclusión lleva a considerar no útiles o hasta contraproducentes los votos a IU para frenar y combatir el progreso y gobierno del PP. Si un Parlamento es de mayoría de las izquierdas va a ser difícilmente digerible que se pueda hacer entender que una política y unos votos de izquierdas conlleva que el resultado sea un gobierno de la derecha (PP).

Igualar al PSOE con el PP es una confusión política mayor. Incluso en las peores políticas derechizadas el PSOE se debe y está obligado a unas migajas, a tender algo la mano izquierda, para corresponder a su base social y electoral trabajadora. En cambio el PP con su victoria, gracias a la abstención o al no votar en contra por parte de IU, genera una mayor desazón, desánimo y desmoralización entre la clase trabajadora.

El PSOE puede tenerlo bien merecido, pero no la población votante del PSOE y de IU.

El generar confianza política (avalar) en la bondad de un cambio del PSOE al PP, es renunciar a construir izquierda pues se esconde el contenido de clase del cambio; es un cambio reaccionario.

La dirección de IU federal ha actuado con la orientación adecuada: "Ni por activa ni por pasiva, y ni por acción u omisión, IU permitiría un gobierno PP".

La base militante que permita el gobierno del PP se convierte objetivamente en un caldo de cultivo para las opciones populistas más a la derecha (PP, UDyP). El voto en los barrios obreros por parte de la gente obrera y joven al PP y a la ultraderecha comparten esa desesperación vivencial y política, eso nubla la razón y la conciencia, y ante el "todos son iguales" se echan en manos de la reacción descarnada.

La lucha contra las políticas de la derecha, contra la derecha, el PP, forma parte de la educación ideológica y política de la clase trabajadora y de su juventud, es un elemento básico de su conciencia y construcción como clase independiente cuyo enemigo principal es la burguesía, por lo tanto de cualquier alternativa que se pretenda de clase y de izquierdas.

Ver Al PP NO, en Extremadura y en Álava.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada