3/4/09

Depuración pírrica


El gobierno tripartito de Montilla da por cerrado el asunto represión Mossos 18 M, anunciado por el conseller de Interior, Joan Saura.

Ojalá fuera así. Al mismo tiempo el cese de Rafael Olmos, expresa una pírrica depuración de un fusible.

El ascenso de Joan Delort es la otra cara de la moneda de la confirmación del fracaso de la ecoseguridad. El barniz eco ha resultado chapucero, de poco vuelo, y se ha desvanecido de tan leve y transparente.

La cohabitación en Interior, la eco-social-vergencia en la seguridad en lo que compete a las fuerzas policíacas, los Mossos d’Esquadra, es la expresión de que ha ganado la derecha gubernamental (PSC: J. Montilla, M. Tura) y extra-gubernamental (CiU). Joan Saura y Joan Boada descienden a rehenes del binomio socialvergente del orden represivo.

La imagen de ICV y de la Coalición ICV-EUiA está en caída libre, en picado. El efecto de la represión de los Mossos, violenta, agresiva, indiscriminada y gratuita (se dice desproporcionada con eufemismo), mancha el verde, e incluso el rojo y los otros colores del arco iris.

Es obvio que el principal objetivo político de estos cuerpos de seguridad es la de mantener por la fuerza el sistema existente. Están para reprimir e impedir la transformación social y política. La izquierda transformadora se hunde en el lodo haciéndose responsable política de los guardianes del sistema social y político burgués, con el canto de sirena del barniz gestor de ciertas izquierdas.

Hace falta tomar distancia de esta imagen nefasta. Hay de arreglar el desastre y apartarse de la cohabitación en Interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada