3/7/14

IU ante un nuevo escenario y dos grandes retos políticos principales


Los últimos acontecimientos políticos, incluidas las dimisiones de líderes de partidos, abdicación del Rey y sucesión acelerada, forman parte de lo que expresaron en el aspecto electoral las europeas su repercusión en el escenario político. Entramos en un nuevo ciclo político en el que todas las fuerzas políticas existentes y las que emergen va a tener que adecuar su estrategia, alianzas, propuestas y organización. IU ha dado una señal clara en su recién Consejo Político Federal del 28 de junio de 2014.
Adjunto la intervención de la corriente federal Redes que realicé en el consejo.
Agradezco a la mesa que preside disponer de la palabra como corriente de IU. Agradezco a todas las personas del consejo que me oigáis, y aún estaré más contento si me escucháis.
Con Laura Blázquez de Madrid soy, Francesc Matas, co-portavoz de la Corriente Redes de IU. Esta corriente la aprobó un Consejo como éste en su momento hace unos diez años.
Tenemos un escenario nuevo con dos grandes retos principales: la crisis económica, social y política y segundo la crisis estatal con la consulta de Cataluña.
Vemos que en la sociedad hay una ansia profunda de cambios.
IU ha ganado votos, los hemos triplicado, en las elecciones europeas. Esto está muy bien.
IU está en todos los rincones de la movilización, de las mareas y de la Marcha de la Dignidad. IU es capaz de establecer alianzas como en La Izquierda Plural. IU ha vuelto a conseguir una buena sintonía sindicalista y con CCOO. Se ve en la candidatura a europeas. Esto está la mar de bien.
Pero el fenómeno de una renovación política amplia y entre la juventud que se politiza no llega a pasar por IU. Esto no era nuestra previsión e ilusión y nos preocupa.
El nuevo ciclo político que se inicia lo hemos de analizar según sus peligros (amenazas) y sus oportunidades.
El Informe hace una autocrítica muy modosa del balance de las elecciones y otras cosas.
Podemos ha emergido como este fenómeno de renovación política. Nuestra política será distinta si lo vemos como un peligro o una oportunidad. El hecho de que Podemos se haya incorporado al GUE nos permite situarlo mejor como una oportunidad, un revulsivo para el progreso de la izquierda.
Hemos de tomar nota y orientarnos con decisión a las confluencias con Podemos y otras fuerzas.
IU puede aportar su experiencia y críticas de las debilidades y de las fortalezas de muchos años. IU dispone de un caudal de acción municipalista, y una relación sindicalista, que representan unas creatividades esenciales para que las izquierdas construyamos alternativa política.
IU necesita avanzar en sus creatividades y en pluralidades diversas. A IU en su conjunto, a sus activistas y responsables, sus corrientes y partidos, interesa una corriente como Redes. Eso es riqueza política. La existencia de Redes se relaciona con una óptica, principios, historia y perspectivas estratégicas muy distintas del partido mayoritario de IU, pues las componentes ideológicas de Redes nos reclamamos de la tradición poumista, hundimos las raíces en el legado del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista), en su concepción unitaria de la acción política, contra la burocracia política que asfixia la militancia, en una idea programática de unión de Repúblicas Ibéricas para destruir el Estado español, una concepción revolucionaria de la acción cotidiana y respecto al poder político.
Estamos de acuerdo en muchas cosas de IU. Somos leales y trabajamos por su construcción, por eso aceramos nuestra crítica. Hacemos acuerdo político y de programa actual en función del proyecto de IU movimiento. Compartimos las propuestas sobre todo en el eje social. Estamos muy interesadas en estudiar y que se difunda la experiencia del AGE: una alianza en Galicia entre fuerzas federalistas, soberanistas y nacionalistas independentistas; Vemos que hay polémica sobre la experiencia de gobierno en Andalucía, y también nos interesa dilucidad sus lecciones; Hemos visto y estamos atentas al paso realizado por Ezker Anitza de alianza con una organización independentista.
Trabajemos esas experiencias. Afrontemos el nuevo escenario a ras del suelo. Desde el municipalismo, las mareas y el sindicalismo, con los valores republicanos. Confluyamos con Podemos y establezcamos una manera útil de compartir con la base social socialista.
La visión desde la óptica de las lecciones del POUM me hace ver que necesitamos modular la concepción del documento de este consejo sobre un proceso constituyente y una República federal.
Compañeros y compañeras.
Estoy orgulloso de que el derecho a decidir se plantee para toda lucha importante en Madrid, Valencia, Sevilla y en muchas otras capitales. En lo social, en los derechos de las mujeres, para la Sanidad y Educación, para la Deuda, para la jefatura del Estado, sobre la Monarquía o República.
Propongo que se incorpore en el acervo de IU, por lo tanto en el documento y en su orientación política, esa universalización del derecho a decidir.
Derecho a decidir universal, para todo. Por supuesto también para Cataluña, Euskadi, Navarra, Galicia, y quien lo necesite. ¡Es la ciudadanía afectada, y con la gente trabajadora, la que ha de decidir sobres sus destinos!
No habrá un solo proceso constituyente, ni una sola República.
Abramos los ojos. No la puede haber. Y menos cuando cada vez se cae el concepto, para la República y para el Estado español, sobre el Derecho a la autodeterminación.
Hablemos de Procesos Constituyentes en plural.
El nivel de movilización masiva y de conciencia colectiva ciudadana es con ritmos muy diferentes y aspiraciones bien distintas en España y en Cataluña. El próximo 11 de Septiembre y la Consulta del 9 de Noviembre lo volverán a mostrar.  Es incomparable la movilización soberanista para decidir, con el símbolo de la independencia, con otras movilizaciones.
Hemos de juntar fuerzas contra el Reino y la Constitución de España; contra el gobierno del PP y el bipartidismo con la supeditación del PSOE.
¡Claro que estoy por y defiendo una República española! ¡con el derecho a la autodeterminación! No va a pasar igual que en la II República.
Hemos de conseguir un proceso, que sean procesos constituyentes, republicanos. Una República Española, una República Catalana, unas Repúblicas que se puedan unir, federar o confederar en la Península Ibérica y Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada