31/5/10

Eso tampoco es de izquierdas

El sábado 29 Jn por la mañana el gobierno de la Generalitat de Catalunya de l’Acord d’Entesa tripartita –PSC, ERC, ICV-EUiA- aprobó un decreto que convalida y aplica las medidas del Decreto del zapaterazo del gobierno español.

Es una rebaja de los sueldos de la gente funcionaria de la Generalidad (5 % de media), y de escuelas concertadas. Reducción de los conciertos sanitarios incluidos los concertados (3,21 %). Reducción de los conciertos a los centros de servicios sociales (1,18 %).

Una diferencia con el Decreto de Zapatro es que hay una subida de tres impuestos (transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, impuesto de matriculación para vehículos todo terreno), y una promesa de subir el IRPF a una parte de las rentas más altas.

Pero se pretende reducir el déficit público previsto del 3,25 % al 1,1 % en 2013. Es obvio que esto ahogará la economía y va a hacer pagar el grueso del coste de la crisis a la gente trabajadora y parada. El dominó del frenazo en las inversiones conduce a una nueva recesión y fase de agravamiento de la crisis.

Eso de rebajar los sueldos, reducir el gasto social y educativo, y la disminución que se hará en las infraestructuras no son medidas de izquierdas, son decretos y políticas impulsadas y apreciadas por las derechas. Estamos ante un Decreto que perjudica a la gente trabajadora.

La bandera de la izquierda la salva Joan Carles Gallego, por parte de CCOO, cuando lamenta el “seguidismo” de la Generalidad respecto al gobierno estatal en las medidas de ajuste para reducir el déficit, en concreto con las rebajas salariales.

La izquierda del tripartito catalán, la coalición ICV-EUiA, no ha estado a la altura de su tarea de construir alternativa política. ICV y EUiA han actuado como una izquierda domesticada, miedosa, con la penosa argumentación que no se podía hacer caer el gobierno y provocar elecciones anticipadas, o que el ajuste se había decidido en el gobierno español y se tenía que aplicar de forma obligada por la legalidad vigente, o que eran muy pocos y poca cosa se puede hacer, o que la gente no estaba en masa n la calle y ya le parecían bien las rebajas al funcionariado. También he llegado a escuchar que se hacía diferente que en Madrid, porque aquí a la rebaja de los sueldos se le añade una subida de impuestos. Eso roza a una grotesca actuación. Se daña la coherencia política. La credibilidad se desvanece.

Con este hilo argumental los sindicatos no se habrían opuesto a las rebajas y a la reforma laboral de Zapatero, además, como he podido oír que “tenemos en la calle la batalla perdida”, tampoco se lucharía ni prepararía ninguna huelga general.

Propuse a EUiA plantar cara al decreto Zapatero, y no aceptar ningún decreto en Cataluña que no se opusiera al del gobierno estatal. Como defiendo convencido la necesidad de unidad y progreso de las izquierdas, no es momento de rupturas. Lo que veo necesario es abrir el debate a toda la gente afectada, a la gente comprometida, para hacer más fuerte y firme la defensa de coherencia de izquierdas dentro de EUiA.

Un concejal joven de EUiA me planteó que él no piensa acatar la aceptación del Decreto por parte de EUiA. Veo que no será él solo. Haremos lo posible por combatir este decreto y echar atrás sus consecuencias.

Y por esta misma coherencia, considero que ahora se trata de organizar la movilización convocada por los sindicatos, y obstaculizar y retrasar la aplicación de las medidas de rebaja de los sueldos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada