20/4/10

Neo-franquismo en la judicatura

La quema de Garzón es la legitimación de la reacción nefasta de los herederos y apologistas beneficiarios de las masacres populares del franquismo. Garzón podrá gustar o no (soy adverso a su antivasquismo y a su pérfida doctrina antiterrorista, y a todo a lo que huela a Audiencia Nacional-TOP) pero es obligado defenderlo contra la reacción populista neo-franquista.

El autosacramental de la Inquisición aventada por el PP y el pacto judicial con el PSOE pretende enterrar los crímenes de guerra de los franquistas y de la dictadura, oficiado por los Jueces y bendecida por la Iglesia católica.

Para limpiar esas cloacas antidemocráticas por neo-franquistas, conviene pasar a la elección de todo Juez y cargo parecido por la soberana ciudadanía, los organismos y Tribunales por el Parlamento, e instituir de una vez para todo los Tribunales Populares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada